La transición justa da un respiro a los municipios de las eléctricas coruñesas

De no cambiar la situación, la central de As Pontes cesará su actividad a mediados de 2021 | jorge meis
|

Las eléctricas Endesa, Iberdrola y Naturgy, los sindicatos CCOO y UGT y las titulares de las carteras de Transición Ecológica y Trabajo, Teresa Ribera y Yolanda Díaz, respectivamente, rubricaron ayer un acuerdo de forma telemática para mantener el empleo y el tejido económico en las zonas afectadas por el cierre de centrales térmicas, concretado en la provincia de A Coruña en los complejos térmicos de As Pontes y Meirama, esta última ya cerrada. 

El acuerdo recoge “los compromisos de cada una de las partes para apoyar a los trabajadores y los territorios” que se verán perjudicados por el cese de la producción eléctrica mediante quema de carbón, según detalló ayer por medio de un comunicado la Delegación del Gobierno en Galicia.

Así, los “focos de actuación” del texto ratificado ayer serán, además de la conservación del empleo, la “dinamización” de los tejidos económico e industrial, dando prioridad al desarrollo de otras fuentes de generación energética en el ámbito renovable. Del mismo modo, el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, apuntó que las tres compañías que rubricaron el documento se comprometen “al desarrollo de planes de acompañamiento para las zonas afectadas, aprovechando las oportunidades asociadas a las diferentes líneas de negocio que se identifiquen para cada territorio”, tales como el Futur-E presentado meses atrás por Endesa. De este modo, su buscaría la recolocación del personal fijo de las instalaciones, al tiempo que se priorizaría la contratación para toda clase de labores del de las industrias auxiliares.

No obstante, uno de los puntos más interesantes del acuerdo es la creación de una Comisión de Seguimiento, conformada por un número igual de representantes de las empresas, sindicatos y la Administración General del Estado, que se reunirá cada seis meses “de modo ordinario” y será la encargada de velar porque se cumpla el acuerdo.

Valoración
Por parte de Endesa, la eléctrica valora de forma “especialmente positiva” que el acuerdo haya tenido en cuenta “las aportaciones de los agentes sociales, económicos y ambientales del territorio”.

Y es que esta participación, añade, ha permitido “incorporar elementos clave” que, asegura, habrían resultado “difíciles” de obtener sin la colaboración de estos. Además, la compañía reiteró que el acuerdo ratificado “está en la línea” de los planes de actuación que ella misma presentó con las solicitudes de cierre de todas sus plantas.

De hecho, en el acuerdo específico para la central de As Pontes, Endesa reafirma su compromiso de “participar en todos los procesos y comisiones que se determinen” a cualquier nivel, tanto local como estatal. Del mismo modo, contempla el empleo de personal propio y de las compañías auxiliares en las labores de desmantelamiento de la central.

La transición justa da un respiro a los municipios de las eléctricas coruñesas