Un regreso con recuerdos agridulces

Partido de fútbol del Grupo I de 2ª División B entre el 'Unión Popular de Langreo' y el 'Racing Club de Ferrrol'.
|

Nacho Calvillo (Jaca, 1981) apenas pudo jugar durante la primera vuelta del campeonato liguero por unos problemas en las rodillas. Pero este fin de semana, con motivo del partido que va a enfrentar a su actual equipo, el Langreo, con el Racing, del que formó parte en la segunda mitad de la temporada 09/10, tendrá la ocasión de volver a la actividad. “Ir a jugar a A Malata es la leche”, reconoce el jugador acerca del estadio de un club al que califica de “histórico, pero que por circunstancias está en Segunda B”.
De todas formas, Calvillo asegura que el cuadro verde es uno de los candidatos a jugar la fase de ascenso a Segunda División. Incluso está convencido de que “tiene muchas posibilidades de ascender”. Todo lo contrario a lo que pasó cuando estuvo en el Racing, etapa en la que se mezclan los buenos recuerdos a nivel personal –“se me trató muy bien y estuve muy feliz”, dice– con los malos en lo deportivo por el descenso a Tercera –“recuerdo que había un buen presupuesto para hacer una gran plantilla, pero por diferentes circunstancias las cosas no salieron y se acabó descendiendo”, rememora–.

CORREOSO
Ahora llegará a Ferrol con el Langreo, un equipo que está inmerso en una racha de siete jornadas sin conocer la victoria pero que, sin embargo, no está en una situación peligrosa para conseguir la permanencia, su objetivo para esta temporada. “Después de unos primeros encuentros un poco dubitativos, enganchamos una racha muy buena que nos permite tener un pequeño ‘colchón’”, recuerda el centrocampista aragonés, que asegura que su objetivo es seguir sumando cada vez que tenga oportunidad para aproximarse más a la meta.
Para ello, el Langreo confía en mostrar en A Malata su cara de rival “incómodo” para todos los equipos a los que se ha enfrentado hasta el momento. “Tenemos claro que somos un equipo trabajador, porque sin luchar, sin darlo todo todos los domingos, no vamos a sacar nuestro objetivo adelante”, explica. Así que el cuadro “minero” intentará hacer que el cuadro verde no pueda desarrollar el juego que suele para, a partir de ahí, buscar la portería rival. “Intentaremos aprovechar las ocasiones que tengamos para llevarnos la victoria”, dice.

Un regreso con recuerdos agridulces