Oliveira y Fernández buscan una plaza en la final “larga” del Europeo

Oliveira y Fernández comenzaron a remar juntos esta misma temporada con notable éxito
|

 

Aparcado el sueño de los Juegos Olímpicos al menos cuatro años, a André Oliveira y David Fernández todavía les queda un importante reto esta campaña, con motivo del Campeonato de Europa que hoy arranca en Moscú. El tándem español del Náutico Firrete afrontará la regata del C-2 en la distancia en la que en los últimos meses se han hecho fuertes, los 1.000 metros, y en la que confían hacer un buen papel que les permita estar luchando por las medallas.
Su concurso arrancará esta misma mañana con la celebración de la primera de las dos series preliminares. En ella, Oliveira y Fernández se verán las caras con representantes de varios países del este de Europa y antiguas repúblicas soviéticas, potencias en la disciplina. Entre ellas destaca, sobre todo, los polacos Kaminski y Kudla y los ucranianos Vandiuk y Rybachok, que serán algunos de sus rivales a batir.
De acabar esta primera tentativa entre los tres primeros, la pareja española alcanzaría directamente el pase a la final, que se disputará mañana sábado, pasado el mediodía. De lo contrario, si concluyen entre el cuarto y el séptimo puesto, todavía tendría una segunda oportunidad en la repesca que se celebra en la sesión de tarde y en la que se ponen en juego otras dos plazas.
Después de quedar fuera de los Juegos Olímpicos de Río, André Oliveira y el asturiano David Fernández, quien ha dejado atrás las molestias en el hombro que padeció en los últimos tiempos, se han volcado en afinar su puesta a punto como tándem, pues apenas llevan unos meses entrenando juntos al máximo nivel. Los buenos resultados obtenidos en este tiempo, en el que llegaron a ocupar a finales de mayo la cuarta posición en la Copa del Mundo de Montemor hace albergar grandes perspectivas de cara a su proyección futura cuando estén más acoplados como una de las tripulaciones más competentes del equipo nacional.

Oliveira y Fernández buscan una plaza en la final “larga” del Europeo