Belén Toimil: “Me quedo en León por responsabilidad social”​

Diario de Ferrol-2020-03-15-058-da71c14c
|

Como para la mayoría, la última semana ha sido de vértigo para Belén Toimil. De un plumazo, el pasado miércoles se confirmó la cancelación de la Copa de Europa de lanzamientos, la concentración que el equipo nacional tenía prevista para Semana Santa y, con ello, lo que restaba de temporada en pista cubierta. A partir de ahí se precipitó todo. El cierre del Centro de Alto Rendimiento de Lanzamientos de León y su “confinamiento” voluntario en casa.  

“Han pasado tantas cosas en dos días que a estas alturas ni me acuerdo de la cancelación del Europeo”, reconoce la atleta mugardesa, que lamentaba esta misma semana en sus redes sociales que la campaña invernal concluyese de forma tan precipitada. Era miércoles y nada hacía pensar entonces cómo se iban a  desarollar los acontecimientos y la forma en la que la pandemia originada por el coronavirus iba a colapsar el país.

“El miércoles se publicó una lista de deportistas que podían entrar en el centro, solo gente con beca o proyección internacional, pero el viernes cerraron todo. Solo pudimos ir a recoger nuestras cosas”, relata Toimil, que la pasada semana vio también suspendidas las prácticas de su ciclo de Formación Profesional de Técnico de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear.

“Ahora mismo no sé muy bien qué hacer”, explica, “como se había cancelado lo que quedaba de la temporada de interior habíamos previsto empezar la pretemporada de la campaña al aire libre. A partir del lunes haremos cosas aeróbicas, saltos, circuitos con pesas, core, gomas... Pero ¿y después?”, se pregunta. 

Deportivamente, la palabra que mejor la define cómo están tanto ellan como otros muchos atletas es “frustrados, porque las medidas que se han tomado son totalmente entendibles, soy consciente de que no se puede hacer otra cosa, pero pensando en el futuro, el tiempo que no vamos a entrenar no se va a recuperar”. 

De hecho, reconoce que, a día de hoy, “me fastidia más no poder entrenar que la Copa de Europa. En el momento me fastidió, porque el año pasado no fui a ningún internacional y era una gran oportunidad y es importante para las becas... pero es que ¡han pasado tantas cosas! Y lo peor es la incertidumbre de no saber qué va a ocurrir en el futuro”.

La conversación telefónica prosigue y la pregunta resulta inevitable: ¿Te vas a venir para Mugardos? La respuesta tajante: “No”. Y es que, aunque reconoce que “mi familia quiere que me vaya para casa, pero tal y como están las cosas, aunque León no es un foco conflictivo, por responsabilidad social no debo irme. Yo estuve en un hospital. Ahora mismo no tengo síntomas, pero no sé lo que puede pasar. Lo mejor es evitar el contagio. Así que me quedaré aquí a ver cómo evoluciona la cosa. Entiendo que mi familia quiera tenerme en casa, pero toca quedarme”. 

Belén Toimil: “Me quedo en León por responsabilidad social”​