Crece el rechazo al suministro de fuel a buques fondeados en el área de Ferrol

una panorámica de la ría de ares, tomada ayer en las proximidades de la localidad marinera y turística luis polo
|

La regularización del servicio de suministro de fuel y otros derivados a buques en aguas dependientes de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao encontró ayer el rechazo total del grupo de trabajo Golfo Ártabro, que incluye a una quincena de municipios entre Narón y Arteixo. A diferencia de lo que se venía realizando hasta ahora, en que los suministros se realizaban a buques atracados en puerto, el pliego de condiciones abre la vía a que también los buques fondeados puedan acogerse a este servicio, que debe contar con todas las garantías medioambientales.
El presidente de la zona 2 de Golfo Ártabro, Andrés García Boutureira, se posicionó ayer contrario a esta práctica, dados los riesgos de contaminación que conlleva. Para este responsable, la “posibilidad” de fugas en el proceso de trasvase de combustible puede afectar al entorno natural.
A diferencia del suministro en puerto, que incluye el establecimiento de barreras  anticontaminación, esta medida no puede llevarse a la práctica en fondeo, según el alcalde de Ares, Julio Iglesias, que ha convocado reuniones urgentes de Costa Noroeste y la Mancomunidad de Municipios de la Ría de Ferrol –ambas presididas por el alcalde de la ciudad naval, el popular José Manuel Rey– para analizar la situación y rechazar la decisión adoptada por la Autoridad Portuaria.
El avituallamiento de combustible en buques fondeados tiene además otra característica: se evitan los costes de atraque en puerto, lo que favorece tanto la demanda como la oferta y, en consecuencia, mejores precios.
Sin precedentes
El Puerto ha autorizado hasta el momento a dos compañías a realizar estas tareas. Se trata de Sertosa Norte SL y VMarine Fuels Limited, con base en Inglaterra, pero existe una tercera solicitud en curso. Según ha asegurado el PSOE, el primer suministro está previsto para el próximo sábado en la ría de Ares a cargo de la gabarra “Monte Arucas”, a la que alimenta la petrolera Cepsa. Sin embargo, fuentes del ente que preside José Manuel Vilariño, que el pasado 3 de agosto destacó que lo que el Puerto había hecho fue “regularizar” unas operaciones que hasta el momento carecían de control en cuanto a medidas anticontaminantes, aseguraron que “a día de hoy (por ayer) no existe solicitud alguna” para tal cometido.
La decisión del Puerto ferrolano obedece a una directriz de Puertos del Estado, pero que deja margen a cada entidad para discriminar su aplicación en función de las características del entorno. El precedente es único, ya que ninguno de los entes portuarios de Galicia dependientes del organismo gubernamental autoriza el suministro de buques fondeados. En casos como el de Ares, su alcalde recuerda que la zona está incluida en la Red Natura y que se han invertido 80 millones de euros en procesos de saneamiento y recuperación del entorno.
Un aspecto con el que también coincide el responsable de Golfo Ártabro, que considera que la actividad puede afectar a zonas marítimas de la recientemente declarada Reserva de la Biosfera “Mariñas-Coruñesa e Terras do Mandeo”.  

Crece el rechazo al suministro de fuel a buques fondeados en el área de Ferrol