La pajarera de San Diego será una huerta para mujeres inmigrantes víctimas de violencia machista

El Ideal Gallego-2019-04-05-013-e9a29c15
|

La pajarera de San Diego volverá a tener una función, después de años de abandono: será una huerta educativa, pero no para escolares, como había anunciado el Gobierno de la Marea, sino para mujeres inmigrantes víctimas de violencia machista.

El alcalde, Xulio Ferreiro, firmó ayer un convenio de colaboración con Ecos do Sur para la cesión de la huerta educativa situada en la antigua pajarera. La organización desarrollará en este espacio su proyecto Matria, en el que se usa el trabajo en la huerta como herramienta para la transformación personal de mujeres inmigrantes víctimas de violencia machista. “O proxecto de agricultura social e ecolóxica vai actuar como dinamizador dun proceso de inclusión social, no que se busca que as mulleres poidan reforzar habilidades sociais e impulsar procesos de reconstrución persoal a través do contacto co medio”, explicó la concejal de Medio Ambiente, María García. Destacó que el proyecto, que empezará el lunes sus actividades, tiene un carácter transversal y repercutirá en su entorno, ya que contempla colaboraciones con entidades implantadas en el barrio, como Afaco, y centros escolares da zona.

Precisamente, el Gobierno local había anunciado que convertiría la pajarera en un huerto educativo para los alumnos del colegio Sal Lence. Lo hizo en varias ocasiones desde 2016, hasta que finalmente en septiembre de 2017 desistió de ese plan, alegando razones “presupuestarias” y durante todo este tiempo, según denunciaron reiteradamente los vecinos, el espacio era un foco de insalubridad. Tras su llegada a María Pita en 2015, la Marea trasladó todas las aves de la pajarera y la dejó sin contenido.

La pajarera de San Diego será una huerta para mujeres inmigrantes víctimas de violencia machista