El Sergas reconoce que cerrará algún centro de urgencias si es ineficiente

domínguez comparece en rueda de prensa en las dependencias de la xunta en santiago
|

La gerente del Sergas, Nieves Domínguez, abrió la puerta ayer al cierre de algún servicio nocturno de urgencias en el rural. Solo hace falta que sea “ineficiente” y entonces será clausurado. Eso sí, Domínguez aseguró desconocer si algún centro se encontraba en esa situación.

Por su parte, SOS Sanidade Pública advirtió del “inminente” cierre de servicios de urgencia nocturnos en “numerosos” puntos de atención continuada (PAC) de Galicia y de las “dramáticas” consecuencias de esta medida en la comunidad con la mayor dispersión poblacional y con más núcleos rurales de España.

El presidente de la plataforma, Manuel Martín, señaló a Efe que la administración tiene “planes concretos” de clausurar “numerosos” centros, que “aunque estadísticamente no son muy concurridos, no significa que sean menos necesarios”, alegó.

Fuentes de Sanidade afirmaron a Efe que trabajan “garantizando que cada euro invertido en el sistema sanitario es una inversión en salud y no un gasto”.

La gerente del Sergas concretó a preguntas de los periodistas que si bien se analizan “todas las posibilidades de mejora del sistema y todas las medidas de eficiencia” no está “encima de la mesa ahora cerrar nada”, aunque sí se cerrarán aquellos que se demuestren ineficientes.

 

Ambigüedad

Martín, en cambio, denunció “el intento” de Sanidade de “ocultar” sus “planes de ajuste” y criticó la “ambigüedad” con la que, cree, se pronunció Domínguez, en cuanto a que “no hay sobre la mesa cerrar nada”, pero si se demuestra que un PAC es ineficiente, “habría que cerrarlo”.

Insistió en que tiene constancia de que los cierres se producirán “a muy corto plazo” y que incluso hay una lista oficiosa de los servicios que se verán afectados.

Lamentó que “siempre se lleven las bofetadas” los colectivos “más débiles”, en este caso los vecinos del rural, la mayoría “sin coche propio” en núcleos “mal comunicados”, y que, avisó, también se verán perjudicados por la liberalización de las farmacias.

Mientras, los Colegios Médicos de Galicia no tienen constancia de supuestos planes de reorganización de los PAC y se remitieron a las palabras de la gerente de Sergas respecto a que se busca “el uso más adecuado” de los presupuestos, y a que cualquier propuesta que estos hagan “será valorada” para dar “la mejor asistencia posible”.

Pedro Trillo, presidente del Colegio de Médicos de Ourense, argumentó que “los planes de Castilla-La Mancha” no tienen por qué coincidir con los de Galicia, donde la Xunta tendrá que “tomar las medidas que crea oportunas”.

Ahora bien, confió en que la Xunta haga “un análisis objetivo, en frío”, de posibles ineficiencias en el sistema, a tenor de la afirmación de Domínguez de que en ese caso habría que proceder al cierre del servicio.

En la misma línea, su colega en el Colegio de Lugo, Ignacio Vidal, pese a no tener argumentos para “sospechar lo contrario”, Vidal pide a la Xunta que “si realmente está pensando en algo” al respecto, que no adopte “medidas coyunturales” y se dedique a “suprimir urgencias en centros concretos”, ya que en su opinión “eso conduce a muy poco”. Por el contrario, sugirió cambios en la estructuración de los centros de salud y de los PAC, que en Galicia tienen “muy mala distribución, que corresponde a hace 90 años” y que “en absoluto”, agregó, atiende a las características demográficas de la comunidad ni a sus necesidades asistenciales.

Entretanto, un grupo de celadores, enfermeras, médicos y auxiliares del Hospital Xeral de Vigo que mantiene desde este martes un encierro en el centro expresó su temor por el cierre como en Castilla-La Mancha. La medida de presión es, según alegan, para protestar por los recortes y por “la privatización”.

El Sergas reconoce que cerrará algún centro de urgencias si es ineficiente