Campus | El Área de Deportes mantiene su número de abonados en unas 500 personas

El acceso a la sala fitness es una de las propuestas que más demanda registra en el campus | jorge meis
|

Más allá de la formación académica, investigadora y de transferencia del conocimiento, la Universidade da Coruña manifiesta también un compromiso claro con el fomento de la actividad física y el deporte de la comunidad educativa.
Lo hace a través del Área de Deportes, un servicio con sedes en Coruña y en Ferrol y desde las cuales se organizan, coordinan y ejecutan las variadas propuestas diseñadas curso tras curso. En el conjunto de la UDC, más de 3.500 universitarios participan en dichas actividades.
En Ferrol, la cifra de abonados se sitúa en unos 500, lo que supone alrededor de un 20% del alumnado del campus, manteniendo así las cifras de los últimos años. Una cifra que experimentó su gran crecimiento a partir de 2010, punto de inflexión para el espacio universitario desde el punto de vista deportivo ya que supuso la creación de la primera infraestructura deportiva propia de la UDC en la ciudad naval.

Gimnasio
Ese año se inauguraba en Esteiro, en el sótano del Centro Cultural Universitario, una sala fitness que registra una media de 450 usuarios por curso y que cada día reúne en sus instalaciones entre 90 y 100 personas. “Esta es la actividad estrella, la que mayor número de inscritos cuenta”, comenta Jorge Rivas, técnico de la oficina ferrolana.
El gimnasio, que dispone de monitor para ayudar a los asistentes, tiene un horario ininterrumpido de 9.00 a 22.30 horas, de lunes a viernes.
Además, en la primera planta del edificio se dispone de salas de usos múltiples en las que se llevan a cabo actividades dirigidas como unibike, gap, dance fitness o estiramientos, entre otras.
Esta nueva infraestructura permitió abrir el abanico de posibilidades deportivas, que hasta entonces se ceñían básicamente a las ligas competitivas, hacia el ámbito del ejercicio físico y salud.
 

Entrenamiento
En esta línea de enmarcó también la creación de un programa de entrenamiento personal a cargo de un profesional que en la actualidad desarrolla su labor con grupos de hasta cinco personas como máximo –quince son las que actualmente se benefician de este servicio–. Otra de las propuestas con gran demanda es pilates –con todas las plazas cubiertas- que en este caso está abierta también a la ciudadanía en general.
También en los números de años anteriores –en torno a unos 150 alumnos– se mantiene la participación en las ligas competitivas de fútbol sala (con doce equipos en liza) y de fútbol 7 (con ocho). Aquí existe el hándicap de no disponer de instalaciones propias, por lo que los universitarios se ven sometidos a los apretados horarios existentes tanto en el pabellón de Esteiro como en los terrenos de juego de A Gándara para poder fijar sus entrenamientos y partidos.

Mayor disponibilidad
Además, gracias a la colaboración del Concello de Ferrol, se reservan unas horas a las semana de nado libre en la piscina de Caranza.
“Somos conscientes de que es complicado disponer de un pabellón propio, pero sí que necesitaríamos mayor disponibilidad de espacios y horarios”, comenta Rivas. En la actualidad, el 80% de los usuarios de las actividades del Área de Deportes son alumnos, por lo que desde el servicio pretenden ir captando poco a poco a un mayor número de personal docente y de administración para continuar potenciando la práctica del ejercicio físico frente al sedentarismo entre la comunidad universitaria.

Campus | El Área de Deportes mantiene su número de abonados en unas 500 personas