Se suspende la búsqueda del joven que cayó al mar cerca de Lobadiz

Las olas superaron los cinco metros en la costa de Ferrol durante gran parte de los días jorge meis
|

Tras once días de búsqueda por tierra, mar y aire, los coordinadores de los cuerpos de seguridad y rescate de Ferrol decidieron ayer suspender de forma permanente el dispositivo para encontrar el cuerpo de Sergio Díaz, el vecino de Ferrol que cayó al mar mientras cogía percebes con su hermano mayor en el litoral de Lobadiz.
Las malas condiciones del mar, con más de la mitad de los días en alerta amarilla por viento y olas, ha condicionado las tareas de búsqueda del joven de 28 años. Durante estas pasadas jornadas se movilizó a los Bomberos de Ferrol, la Policía Local y Nacional, la Guardia Civil del mar, efectivos de Protección Civil y Salvamento Marítimo, con una lancha y un helicóptero. 
Los únicos que no pudieron participar en el operativo, aunque su papel hubiese podido ser   determinante, fueron los miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS). El oleaje, las corrientes y la escasa visibilidad hacían demasiado arriesgada la inmersión de los buzos. 
La jornada de ayer fue una de las más intensivas y recorrió durante todo el día más de diez kilómetros de costa, desde el arenal de Doniños hasta Cabo Prior. Además de las batidas a pie, un grupo de especialistas en alta montaña descendieron por los acantilados para inspeccionar minuciosamente todas las grutas y canales. 
Según los responsables de seguridad del Concello, podría reanudarse la búsqueda a partir del vigésimo día, durante dos o tres jornadas, pues según los expertos de Salvamento Marítimo, pasado ese tiempo, el cuerpo sufriría una serie de cambios que podrían hacerlo emerger. Una hipótesis que también se barajó entre el octavo y el décimo día, pero que no resultó fructífera.
Los familiares y amigos de Sergio Díaz han acompañado a los equipos de rastreo durante las intensas jornada de búsqueda y no pierden la esperanza de encontrar el cuerpo del joven. 
“Solo espero que el mar me lo devuelva”. Son las únicas palabras que ha dicho su madre en estas interminables semanas. Sus allegados han hecho hincapié en que no eran mariscadores furtivos y que únicamente iban a coger “unos cuantos percebes” para el cumpleaños de su hija.

Se suspende la búsqueda del joven que cayó al mar cerca de Lobadiz