PONTEDEUME - El pleno da luz verde al PXOM con la abstención de la oposición

Pontedeume vistas
|

La corporación municipal de Pontedeume acordó ayer en sesión extraordinaria dar luz verde a la aprobación provisional del Plan Xeral de Ordenación Urbanística (PXOM) que regirá la planimetría del municipio una vez entre en vigor. El documento, respaldado por el gobierno que dirige Gabriel Torrente, se topó ayer con la abstención de los grupos de la oposición –PSOE y BNG–. “Nosotros justificamos nuestro voto en la falta de tiempo para estudiar el documento, un argumento en el que coincidieron los técnicos municipales. Así, la secretaria en su informe recoge ‘a imposibilidade de facer un estudo en profundidade do mesmo’ y la interventora también apuntó que se llevó a cabo un estudio por encima”, señaló el portavoz socialista, Bernardo Fernández.
Los socialistas criticaron que solo dispusieron de 10 días hábiles, y en horario de mañana, para estudiar el PXOM. “La mayoría de los concejales trabajamos y en este caso no se nos dio copia del mismo, por lo que el tiempo para mirarlo fue mínimo”, dijo el responsable local del PSOE.
Un argumento muy en consonancia con el esgrimido por el BNG. “Non podemos apoiar o PXOM debido ao absoluto descoñecemento do seu contido”, señalaron y acusaron al gobierno de presentar un plan “xestionado de forma escura e pechada, no que non se tivo en conta nin a participación das asociacións de veciños nin aos grupos da oposición”, puntualizaron. “Xa nada ten que ver co iniciado polo BNG”.

contenidos
El documento aprobado ayer de forma provisional tendrá que ser ratificado por la junta consultiva de la Secretaría Xeral de Ordenación do Territorio e Urbanismo dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras que se prevé celebrar este mismo mes, según avanzó el concejal de Urbanismo de Pontedeume, Javier Crespo, con lo que adquirirá carácter definitivo. El proyecto debatido en el pleno de ayer, y en el que se lleva trabajando desde 2004, contempla entre otros apartados la creación de nuevo suelo urbano en el municipio así como la ampliación del polígono industrial de Vidrieiro, aunque no en las dimensiones establecidas inicialmente.
Así, las pretensiones iniciales del Concello pasaban por incrementar la superficie actual de tal forma que el parque eumés pudiera llegar a encontrarse con el de Miño, una ampliación que quedó reducida finalmente al ámbito de la actual fábrica de Celta. También se retiró del documento inicial la creación de una vía de penetración a las Fragas que, tras la entrada en vigor de la nueva normativa del suelo en 2012, “Urbanismo de la Xunta estimó que ya no tenía justificación”, explicó Crespo. n

PONTEDEUME - El pleno da luz verde al PXOM con la abstención de la oposición