El Racing presenta sus credenciales

Los jugadores del Racing celebran el triunfo | manu laya/el norte de castilla
|

Que el Racing circula en línea ascendente es algo cada vez más palpable. Es una mejoría que el equipo ferrolano demostró ayer con su victoria sobre el Salamanca en un campo de los importantes como El Helmántico y que presagia ser todavía mayor a medida que pasen las jornadas. La evolución vista tanto a nivel ofensivo como defensivo permite ser moderadamente optimista de cara al futuro y da tranquilidad ahora que llega un descanso.

Lejos de afectarle, el tempranero gol del Salamanca tras el tanteo inicial dio paso a los mejores minutos del Racing, que controló el juego gracias a su disposición táctica –ayer volvió a jugar con una defensa formada por tres centrales y dos carrileros, lo que le permitió dominar las bandas y minimizar el juego interior de su rival–. De hecho, poco a poco el equipo ferrolano empezó a acercarse con peligro a la meta rival y encontró el empate a través de una colada por la izquierda de Pumar que Elsinho, en el segundo palo, cabeceó al fondo de las mallas.

Incluso a partir de ahí hasta el descanso las mejores ocasiones fueron para el cuadro verde –Joselu dispuso de las dos más claras, primero con un remate desde la frontal que se fue desviado; al poco, a través de una cabezazo en posición franca, totalmente solo, que se marchó fuera–. El marcador, sin embargo, no se movió, pero al menos el conjunto de la ciudad naval demostró estar un peldaño por encima de un rival que tenía que cambiar si no quería verse a merced.

Modificación
Varió de esqueleto táctico el Salamanca en una segunda parte en la que salió en tromba –no tan fuerte como la de agua que cayó en este período final– en busca de la meta rival. Sin embargo, poco más que empuje fue capaz de demostrar el cuadro charro que, por contra, vio cómo el Racing, tras capear el temporal, poco a poco volvía a tomar el control de la situación para acercarse con más peligro sobre la meta rival. Las ocasiones, de todas maneras, tardaron en llegar, aunque cada vez empezaron a ser un poco más claras.

A medida que pasaban los minutos y no era capaz de convertir sus opciones, más sensación le quedaba al Racing de que el empate era un resultado pobre para sus merecimientos. Sin embargo, cuando quedaban poco más de diez minutos para el final del tiempo reglamentario, el equipo ferrolano encontró lo que estaba buscando gracias a un centro desde la derecha de Joselu que Elsinho remató en el segundo palo para que la pelota se colase, casi llorando, en la portería local.

Seguridad
En ventaja en el marcador, era tiempo para que el cuadro verde corrigiese lo que le pasó la semana pasada contra el Zamora, cuando no fue capaz de mantener dos goles de renta. En esta ocasión, en cambio, sí fue capaz de evitar que el rival crease situaciones para marcar –solo tuvo una a través de una pelota que se paseó por el área racinguista tras un centro desde la izquierda pero que no llegó a ser rematada por ningún jugador local–.

Incluso estuvo más cerca el tercer tanto racinguista que el del empate local, pero el 1-2 final le permite lograr una victoria que le permite llegar al descanso liguero previsto para el próximo fin de semana con una mayor tranquilidad.

El Racing presenta sus credenciales