Dan el último adiós al padre Pajares con el deseo de que no se olvide su lección de vida

|

Familiares, amigos, miembros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y diversas autoridades dieron ayer en un funeral su último adiós al misionero Miguel Pajares, fallecido el martes a causa del ébola, y destacaron su valiente entrega hacia los necesitados, abogando para que esa lección de vida no se olvide.

Precisamente ayer, un médico que lideraba la lucha contra el ébola en Sierra Leona falleció ayer a causa del virus, semanas después de que otro especialista con un papel destacado en los esfuerzos por detener la epidemia en el país africano falleciera el mes pasado aquejado también por la enfermedad.

Mientras, los trabajos de limpieza de la habitación que ocupó el sacerdote Miguel Pajares comenzaron ayer, y la descontaminación, que será la última de las fases, se prolongó durante cinco o seis horas.

Por otro lado, según un estudio, una proteína del virus de ébola inhabilita el sistema natural de defensa de las células, lo que abre la senda para la infección de la enfermedad mortal, según informó ayer un equipo de científicos en la revista Cell Host & Microbe.

Por su parte, la ministra de Sanidad, Ana Mato, mostró su tristeza por la muerte de Pajares, y sobre el trabajo llevado a cabo por su departamento afirmó que “lo importante no es el protagonismo de un ministro por las gestiones, sino la gestión en si”.

Instantes antes de entrar al funeral de Pajares, Mato afirmó que con la alerta sanitaria generada por el virus del ébola se ha demostrado que “tenemos un sistema de alertas que funciona perfectamente y unos protocolos que se cumplen”. n

Dan el último adiós al padre Pajares con el deseo de que no se olvide su lección de vida