Las precipitaciones dan un respiro al comercio del centro

Diario de Ferrol-2016-01-10-005-2725fbb8_1
|

Además de los devastadores destrozos que las lluvias están causando en la comarca, existen otros efectos colaterales, que están sufriendo especialmente los comerciantes de Ferrol.
El inicio del período de rebajas está, este año, especialmente condicionado por la climatología. El día de San Xiao fue el ejemplo perfecto de la desigualdad que existe entre los negocios de A Magdalena y los que están ubicados en centros comerciales, al amparo de las inclemencias del tiempo.
Cristóbal García Nores, presidente de la Asociación Centro Comercial Aberto A Magdalena, reconoce que este año el condicionante meteorológico ha sido decisivo en el arranque de las rebajas. “Si caen unas gotas, la gente se pone unas botas, coge un paraguas y sale a la calle. Pero lo del día 7 fue demasiado adverso”, explica. Sin embargo, ayer y el viernes, cuando hubo menos precipitaciones, “la gente sí salió a la calle y se vio ambiente de rebajas”, aseguró.
Aunque todavía es pronto para hacer una valoración, García Nores estima que el balance global “será similar a los últimos dos años”. “En Ferrol no estamos notando esa supuesta mejoría de la economía doméstica”. Admite, de todos modos, que las rebajas “son una carrera de fondo” y que tendrán que echar cuentas “dentro de un par de meses”. 
Una de las quejas más sonadas entre los comerciantes se refiere al cambio de normativa respecto al día 7 de enero. Este año, por primera vez en mucho tiempo, los niños gallegos –excepto en Ferrol y Mugardos– tuvieron que reincorporarse a las clases inmediatamente después del día de Reyes. 
“Esto, sin duda, ha sido negativo para el comercio de Ferrol. Han dejado de venir muchos padres de otros ayuntamientos de la comarca por culpa de las clases”, apuntaba ayer Cristobal García.

Las precipitaciones dan un respiro al comercio del centro