Una Copa en juego

La seguridad defensiva de Nano será una de las bazas del equipo ferrolano en este partido | daniel alexandre
|

Del resultado del partido que el Racing disputa en el campo de la Arandina esta tarde –18.00 horas, El Montecillo– depende que su temporada sea más o menos salvable. Lo determinará su clasificación –o no– para la próxima edición de la Copa del Rey. Para ello le basta con sumar un punto, que es lo que hará que sea uno de los cinco equipos del grupo 1 que pueden acceder al torneo del KO –los filiales no entran–. Si no es así, tendrá que esperar a que Lealtad o Tudelano, sus principales adversarios por el mismo objetivo, no sean capaces de ganar sus encuentros, porque si lo hacen lo superarán en tabla clasificatoria gracias a tener un mejor “average”.

Aunque el Racing le llegue un punto para alcanzar su objetivo, su intención es luchar por los tres. Por una parte, porque salir en busca del empate suele conducir a la derrota. Pero, sobre todo, para reflejar sobre el terreno de juego la diferencia entre un equipo que se encuentra en la zona media-alta de la tabla clasificatoria y otro que ya consumó su descenso a Tercera hace algunas semanas. Eso, precisamente, es sin embargo lo que lo convierte en un adversario más peliagudo, porque la falta de presión clasificatoria ha mejorado su nivel en las últimas jornadas, como lo comprobó un Celta B, que no fue capaz de pasar del empate ante él, o el Pontevedra, que sudó para derrotarlo.

Redención
Después de la derrota de la semana pasada ante el Boiro, el equipo ferrolano necesita redimirse de esta fiasco para, de esta manera, alcanzar un objetivo que pareció estar hecho, pero que se ha complicado en las últimas semanas. Para ello, el cuadro verde confía en mostrar una imagen sólida como en el partido de hace dos semanas frente al Coruxo y, de esta manera, estar bastante más cerca del último objetivo de la presente temporada.

La plantilla racinguista hará frente al duelo tras un largo desplazamiento que realizará el mismo día del partido. Eso, sin embargo, no parece un condicionante para que sume en Aranda de Duero. Será la manera de irse de vacaciones con buen sabor de boca y el objetivo (menor) cumplido.

Una Copa en juego