Madrid mantiene los bares abiertos en Navidad mientras la mayoría de regiones permite la movilidad

Ambiente navideño en el Ayuntamiento de Bilbao | ep
|

Las comunidades autónomas concretan sus planes para estas Navidades tras la decisión del Consejo Interritorial del Sistema Nacional de Salud de permitir endurecer las medidas.  

No obstante, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, aseguró ayer que cumplirá con el cierre perimetral de la región durante las Navidades, pero no se plantea “arruinar a los comercios, ni cerrar la hostelería, ni afectar cada vez más a la economía”, ni impedir que los ciudadanos entren o salgan de la región para visitar a sus familiares o para trabajar.

Así respondió en el pleno de la Asamblea a una pregunta de la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, sobre el criterio aplicado por el Gobierno regional para mantener las restricciones de movilidad durante el próximo mes.

Asimismo, subrayó que va a tener que ser el Gobierno el que diga con qué documentación y cómo acreditar los desplazamientos de convivientes y allegados.

Además, Madrid hará campañas de cribados masivos a la vuelta de Navidad en el ámbito universitario y residencias. 

Por su parte, Cataluña mantendrá el confinamiento perimetral de la comunidad ante el incremento de casos en los últimos días, con la excepción de los viajes para reuniones familiares, y con la recomendación de evitar todo el movimiento innecesario.  

Así lo indicó ayer la consellera de Salud, Alba Vergés, en rueda de prensa junto con el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés. 

Asimismo, pidió a los ciudadanos que tengan en cuenta el llamamiento que hicieron una cuarentena de médicos de hospitales de Barcelona en un manifiesto en el que piden “prudencia” y el “máximo rigor colectivo” a la hora de prevenir los contagios. 

Cantabria, diez personas
Cantabria mantendrá el cierre perimetral, pero familiares y allegados podrán desplazarse dentro y fuera de la región entre el 23 de diciembre y el 6 de enero.

Además, se mantiene el toque de queda, de diez de la noche a seis de la mañana, aunque en Nochebuena y Nochevieja se permitirá la movilidad nocturna hasta la una y media de la madrugada, solo para regresar al domicilio tras cenar con la familia y no para encuentros sociales.

Ambas noches, del 24 y 31 de diciembre, así como los días siguientes, Navidad y Año Nuevo, se permitirá a un máximo de diez personas juntarse para cenar o comer, salvo que convivan juntos, y siempre de una única unidad de convivencia o a lo sumo de dos, y teniendo siempre una especial precaución con las personas más vulnerables al virus. 

Estas son las principales medidas adoptadas por el Gobierno regional de cara a las fiestas navideñas, y fueron presentadas ayer por el presidente, Miguel Ángel Revilla, y el consejero de Sanidad, en una rueda de prensa en la que volvieron a llamar a la responsabilidad de los ciudadanos, porque aunque la situación en la Comunidad por la pandemia del coronavirus es “muchísimo mejor” que hace días, “no estamos bien”. 

Ceuta limita la hostelería
Por su parte, el Gobierno de Ceuta ordenó que la hostelería cierre durante las jornadas del 24 y el 31 de diciembre a las 18.00 horas, en lugar de las 20.00 horas, dentro de las restricciones que se adoptarán en la ciudad para evitar la propagación del Covid-19. 

Esta medida, que se recogerá en un decreto que firmará el presidente de la Ciudad, tendrá una excepción, ya que el día 31 se podrán celebrar las cenas reservadas en los restaurantes cumpliendo las normas sanitarias.

Madrid mantiene los bares abiertos en Navidad mientras la mayoría de regiones permite la movilidad