Las grandes cadenas de hipermercados mantienen su apuesta por la ciudad naval

obras supermercado DÍA polígono a ganadara
|

Pese a la grave crisis que afecta a la economía de la comarca y su ciudad de cabecera, Ferrol, las grandes cadenas de hipermercados siguen apostando por la puesta en marcha de nuevos establecimientos. Apenas seis meses después de la inauguración de Carrefour en el nuevo centro comercial Parque Ferrol, las firmas Dia y Eroski preparan próximas aperturas en el polígono de A Gándara, donde están plenamente asentados Alcampo, Lidl y Mercadona.
Tal como informó este diario recientemente, el grupo vasco Eroski está remodelando la nave que abandonó el concesionario de Seat y Skoda “Autos Ferrol”, en el parque de A Gándara, con la intención de abrir un gran hipermercado en una comarca en la que ya funcionan tiendas de otra firma de la misma compañía, Familia, junto con algún Eroski Center, de tamaño más reducido. La intención de la empresa es abrir en breve su primera gran implantación en esta zona. En el mismo parque de A Gándara avanzan también con gran agilidad las obras de construcción de un nuevo supermercado de la cadena Dia, que procederá a cerrar otro más pequeño que ya tiene junto al Dolce Vita Odeón.
También está presente en el polígono la cadena Lidl, que realiza actualmente obras de mejora en su establecimiento y que acaba de inaugurar, en noviembre pasado, otro gran supermercado en Parque Ferrol. La oferta se cierra con otra gran superficie de la firma española Mercadona, que aterrizó hace cuatro años en A Gándara.
La cadena francesa Alcampo, que es la más grande con una parcela de 68.000 metros cuadrados de los que 8.700 corresponden al área de ventas, abrió camino al sector asentándose en Ferrol en 1986, cuando la comarca atravesaba también horas bajas por la reconversión naval. Después de celebrar sus bodas de plata sin ninguna competencia en su segmento de mercado, el pasado mes de noviembre aterrizó en Parque Ferrol la cadena Carrefour. También en plena crisis del naval, esta firma, igualmente de origen galo, hizo su apuesta por esta comarca con un establecimiento de 6.500 metros cuadrados.
La expectación con la que los ferrolanos recibieron esta última inauguración, casi similar a la que generó en su momento la llegada de Alcampo, explica quizá el particular florecimiento de este sector en un momento de evidentes dificultades para el comercio en general.

Las grandes cadenas de hipermercados mantienen su apuesta por la ciudad naval