El director de Reganosa demanda apoyo público a empresas en la transición ecológica

La planta de Reganosa, situada en Murgardos, está dirigida por Emilio Bruquetas | jorge meis
|

El director xeral de Reganosa –compañía participada por la Xunta-, Emilio Bruquetas, considera “fundamental” el apoyo público a la industria y a empresas para la transición ecológica, en la que Galicia debe ser “referente internacional” con el “reto de impulsar la excelencia”.

En su intervención el jueves en la comisión de reactivación del Parlamento gallego, Bruquetas llamó a “centrarse” en que esta transición energética “sea lo menos dura posible”, pero “lo más sólida posible para que la competitividad esté garantizada”.

De este modo, cree “necesario actuar en todos los sectores” de cara a conseguir emisiones cero a la atmósfera en 2050, con esta crisis como “vector de aceleración de transición” mediante inversiones en renovables.

Ve necesario actuar en tecnologías más respetuosas, innovación industrial, transporte público más limpio y una descarbonización de la energía. Todo ello, mientras se acompaña a zonas como A Mariña y As Pontes ante los “sacrificios” que sufren, pues el objetivo es minimizar pérdidas para “generar riqueza en el futuro”.

De hecho, Galicia parte de una “posición privilegiada” con “gran abundancia” de recursos renovables para una energía limpia, sumado a la experiencia y la capacidad empresarial. Algunas de las apuestas de futuro que ha citado son la eólica marina y la digitalización de la “totalidad del tejido productivo”.

En su alocución, hizo una defensa de la colaboración público-privada, puesto que considera que provoca un “efecto multiplicador de inversiones”. Avala que es la mejor forma de poder competir “con mercados y productos internacionales”.

Así, Bruquetas relató cómo esta crisis ha sido la que ha supuesto “más disrupción en el sistema energético global”. Cifra que en 2020 habrá una caída en la demanda global energética del 5%.

De tal forma, prevé que no se recuperará el nivel precrisis de demanda energética hasta el año 2023, lo que puede alargarse hasta 2025 si la recuperación se complica.

Severa 
A pesar de que augura una “crisis severa y prolongada” con un camino hacia la recuperación “largo y complicado”, se ha mostrado optimista para actuar con “audacia” y “hacer de esta crisis una oportunidad”. El objetivo es sentar las bases para un crecimiento “más sostenible, sólido y equilibrado”.

Además, el director xeral de Reganosa aboga por una visión industrial y educativa “compartida” con la que se dé “respuestas a necesidades reales” en una apuesta a “largo plazo”. Aquí, pide evitar el “minifundismo investigador que no garantiza la transferencia a la industria”.

Y es que aprecia que las universidades gallegas cuentan con capacidades únicas, entre las que destaca el avance en nanotecnología como “vital”, al tiempo que juzga necesario mejorar los procesos de electrolisis para que sean más competitivos.

Bruquetas, que forma parte del comité de expertos para la recuperación gallega, explica que también en Reganosa se estaba gestionando una situación “complicada” en la empresa cuando recibió la llamada del presidente de la Xunta para participar. De hecho, apunta que a día de hoy hay trabajadores en Kuwait que “no pudieron regresar a Galicia”, porque siguen allí “cerrados”.

Al respecto, defiende “el trabajo hecho hasta ahora” en el que Galicia se “anticipó” con un comité de expertos y una administración que “desarrolló” sus observaciones.

Sobre los fondos europeos, secunda que se elijan con “rigor” a aquellos proyectos “realmente competitivos”, puesto que “de nada sirve” los que tienen un “presente cegador” si “no tienen futuro”.

Valora que los proyectos tractores cumplen “con todos los objetivos”, por lo que avisa de que hay una “oportunidad histórica”. “Que la economía verde es positiva para Galicia es tan claro como que Galicia es verde”.

El director de Reganosa demanda apoyo público a empresas en la transición ecológica