La luz y el color de los fuegos de San Ramón despidieron las fiestas de verano

diario de ferrol-2019-09-01-003-e9ba4dfc
|

La plaza de España, Amboage, A Malata y Canido fueron los cuatro puntos centrales en los que durante la última semana se congregó la mayor afluencia de público de las fiestas de verano, con conciertos gratuitos al aire libre. Ayer, los festejos llegaron a su fin, sirviendo de transición a otro evento que ya es cita ineludible, las Meninas.

Las palmeras, dibujos de color en el cielo, emoticonos y formas concéntricas formadas a gran velocidad hicieron de la noche del 31 de agosto, de nuevo, una de las más especiales del verano, con el lanzamiento de los conocidos como fuegos de San Ramón, que reunieron a niños y mayores a las 23.30 horas. El recorrido hacia A Malata, desde donde se lanzaron los fuegos, fue una constante mucho tiempo antes y ese mismo hormiguero de gente subió después hacia el barrio de Canido, donde este año se celebró el último de los conciertos del programa de fiestas, el de Celtas Cortos, que pese a ser la opción de última hora por tener que sustituir a Siniestro Total, tuvo una muy buena acogida entre público de todas las edades.

Pero la fiesta de ayer comenzó ya por la mañana con los actos institucionales en la plaza del Marqués de Amboage. Allí –tras una misa celebrada en la concatedral de San Xiao– se dieron cita autoridades civiles y militares, con una amplia representación de la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Ángel Mato.

En el acto, en el que se instalaron incluso sillas para comodidad de los asistentes, participó la Banda Ferrolá de Música y, como colofón, tuvo lugar la ofrenda floral a los pies de la estatua central de la plaza.

El regidor, Ángel Mato, recordó, en su intervención, los orígenes del acto en memoria de quien se dedicó “a redimir aos seus paisanos do servizo militar nun tempo de guerra” así como la vinculación con lo que hoy son las fiestas de Ferrol “cando en 1896 se inaugurou o monumento ao marqués, que logrou xuntar estudantes, nenos do hospicio, membros das sociedades obreiras, recreativas e culturais”. El alcalde reivindicó esa “unión de toda a sociedade” para hacer avanzar Ferrol. El himno gallego puso fin al acto de la mañana.

Ya por la tarde, los protagonistas del último día de las fiestas fueron los niños, con actividades, también en la plaza de Amboage, tanto a las seis como a las ocho de la tarde. Así, abrió sus puertas la ludoteca al aire libre, “A casa dos xogos” y la compañía de teatro de títeres De Fantoches Baj puso en escena “Os romeiros de caracol” que, de una forma lúdica, acercó a los asistentes a las historias vinculadas con San Andrés de Teixido con un enorme caracol como "casa" de juegos.

La luz y el color de los fuegos de San Ramón despidieron las fiestas de verano