Gómez Noya sella su compromiso

El ferrolano, tras recibir la Medalla de Plata del Concello de Ferrol hace unas semanas
|

 
Siempre invitado, nunca novio. Así parece haber sido la historia de Javier Gómez Noya con el ahora premio Princesa de Asturias, un galardón con el que el ferrolano ha estado coqueteando cada año que lograba un título mundial y/o europeo o medalla olímpica, y cuyo compromiso parecía acercar la fecha de su “boda” según el palmarés del departamental iba engordando hasta rozar lo XXL.
Y, finalmente, ayer el pentacampeón mundial y el galardón pusieron fecha a su enlace. Será a finales del próximo mes de octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo, un evento en el que, por primera vez, un deportista gallego se “casará” con el citado premio. Ni las cinco medallas olímpicas de David Cal le valieron al pontevedrés para hacerse acreedor de este galardón –finalista en 2013, casualmente junto con el triatleta departamental–, un reconocimiento que le llega ahora al ferrolano, no solo por su innumerable lista de triunfos, medallas, títulos, campeonatos... sino también por “su esfuerzo y perseverancia ante la adversidad, demostrando una enorme fortaleza y un encomiable espíritu de superación en toda su carrera”, señaló el atleta olímpico Abel Antón, encargado de la lectura del fallo del jurado que el mismo presidió. Palabras que no solo hacían referencia a la trayectoria meramente deportiva del pentacampeón mundial en sus casi dos décadas de dedicación a esta disciplina, sino también a su conocida dolencia de corazón, que le hizo batallar con médicos e, irónicamente, entidades gubernamentales.
Gómez Noya se impuso en esta “carrera”, de la que tomaron la salida una veintena de candidaturas, a la selección de rugby de Nueva Zelanda –los conocidos como “All Blacks”–, la esquiadora Lindsey Vonn y el piloto de rallys Sebastian Loeb, tomando el relevo a los hermanos Marc y Pau Gasol –este último quiso felicitar al ferrolano a través de twitter ayer con un contundente “#Merecido”–, ganadores el pasado 2015. Antón presidió un jurado en el que, entre otros, decidieron otorgar este premio al ferrolano el exfutbolista Emilio Butragueño, que señaló lo complicado de la decisión por lo “extraordinario” de los candidatos, si bien definió a Gómez Noya como “un gran campeón” y con todos los méritos como deportista para hacerse con el galardón.
Gómez Noya entra así, una vez más, en la historia, ya que, además, el ferrolano es el primer deportista gallego que acudirá a recoger este premio el próximo otoño a la ciudad de Oviedo. El pentacampeón mundial, al que el olímpico 2016 parece darle pistas de que este será su año, une su nombre al de otras leyendas como Rafa Nadal, Shumacher, la selección española de baloncesto y de fútbol, Olazábal o Gebrselassie.
Una lista de invitados a un enlace que, en realidad, podría ser una despedida de soltero, previa a una mayor celebración cuya fecha está prevista para el 18 de agosto en Brasil.

Gómez Noya sella su compromiso