Estabilizado el incendio de Cualedro tras arrasar más de 3.000 hectáreas

true
|

El incendio de Cualedro, que ha afectado a cuatro municipios de la provincia de Ourense, deja por ahora un balance desolador, con miles de hectáreas arrasadas y viviendas rodeadas de un manto negro de ceniza y una densa humareda, después de que el fuego se aproximase el domingo con peligro a las viviendas, en un fin de semana “negro” para esta provincia gallega.

Con 3.000 hectáreas calcinadas, según los últimos datos facilitados por la Consellería de Medio Rural, este fuego registrado en el sur de la provincia ourensana y que en la actualidad está estabilizado se convierte en el primer Gran Incendio Forestal, los que superan 500 hectáreas, del año en la comunidad gallega.

Los continuos cambios de viento y el calor en la jornada del domingo provocaron la rápida propagación del fuego iniciado en Cualedro, que iba saltando de una aldea a otra, lo que dificultó la extinción de los numerosos medios aéreos y terrestres concentrados en el lugar hasta altas horas de la madrugada de ayer.

“En este caso, se juntaron dos factores, por un lado que lleva meses sin llover y por otro las condiciones climatológicas, marcadas por el calor y que había mucho viento”, lamentó el alcalde de localidad, Luciano Rivero.

A este amplio despliegue, tanto de la Xunta como de la UME, hay que sumar los propios vecinos, que entre lágrimas de impotencia y rabia, trabajaron a destajo con mangueras y con todos los utensilios que tenían a su alcance para evitar que el fuego llegase a sus casas y ardiesen todos sus bienes.

Debido a la peligrosidad de las llamas, la Xunta decretó la “situación 2 de emergencia” que fue desactivada ayer, mientras que vecinos de varias aldeas de Xinzo y Trasmiras, como Lamalonga, Niñodeaguia tuvieron que ser desalojadas.

El alcalde de Xinzo de Limia, Antonio Pérez, manifestó que tratarán de solicitar ayudas de emergencia.

Estabilizado el incendio de Cualedro tras arrasar más de 3.000 hectáreas