Los contagios frenan pero el hospital sigue al límite y hay más fallecidos

Supervisoras de las plantas 1ª y 3ª, con la información sobre el programa Vívir de la Fundación Theodora | CHUF
|

Cuatro personas con  Covid-19 fallecieron en el área sanitaria de Ferrol en el último fin de semana. El Sergas informaba en la tarde de ayer del peor dato de toda la pandemia, incluyendo la primera ola. Se trata de dos hombres, de 81 y 74 años, y de dos mujeres, de 84 y de 89 años. Los cuatro estaban ingresados en el Arquitecto Marcide, en el área de hospitalización, y se informa de que padecían patologías previas. Las víctimas de coronavirus llegan así a las 49, 16 de ellas en este segundo ataque del virus, que está teniendo un impacto muy alto y continuado en las tres comarcas.

El área sanitaria de Ferrol reduce los casos activos de Covid-19 por tercer día consecutivo. En los datos referidos al domingo a las seis de la tarde había 1.045 personas en seguimiento por haber dado positivo, la mayoría en sus domicilios. Este descenso se produce porque las altas que se dan superan en número a los casos nuevos. Esta última cifra es el primer indicador del freno en la pandemia y en sus efectos. Si hay menos positivos, existen menos posibilidades de multiplicar los contagios y, al cabo de los días, acaban llegando menos pacientes al hospital y se reducen las posibilidades de fallecimientos.

Los positivos detectados por PCR en los datos de ayer eran 25, la cifra más baja en los últimos 19 días, por debajo de los 48 del lunes anterior o de los 54 de dos semanas atrás. Las pruebas procesadas en 24 horas fueron 498.

Aunque este freno se confirme a lo largo de la semana (la ría lleva ya diez días confinada, con cierre perimetral desde el 30 de octubre y de la hostelería desde el sábado), los efectos beneficiosos en el Marcide todavía pueden tardar en verse. De hecho, en las cifras de ayer seguía en máximos, con 55 personas ingresadas, 46 en planta y nueve en la Unidad de Cuidados Intensivos. Las ampliaciones de camas UCI previstas en el plan de contingencia ya están activas, con cuatro espacios extra para pacientes Covid en la segunda planta (serían así 14 para enfermos con esta patología) y otros cuatro más para el resto de pacientes que lo necesiten.

El reto de esta nueva acometida del coronavirus es poder atender a los enfermos sin afectar al resto de la actividad asistencial, que en primavera, en cambio, estuvo reducida a las necesidades urgentes. Se ha llegado, además, al número máximo de pacientes ingresados que se alcanzó entonces, que fueron 55 en abril. 

La presión es, por tanto, máxima, a la espera de que se noten los efectos de las medidas de contención puestas en práctica.

La evolución parece favorable, y hay municipios que han rebajado su nivel de alerta. En el mapa de ayer estaban en alerta roja en la última semana los municipios de Ferrol, Narón, Fene y Pontedeume. Neda figura en naranja y, en amarillo, Cedeira, Valdoviño, Ares, Mugardos, Cabanas y As Pontes. Todo el Ortegal está en verde y también los demás municipios del interior, a excepción de la villa pontesa.

En cuanto a los centros sociosanitarios, no ha habido nuevos casos y sí dos altas de trabajadores de DomusVi Ferrol. De este modo, en residencias hay 42 positivos en As Virtudes (Pontedeume), 12 en As Fragas y uno en Mi Casa (Ferrol). Entre los trabajadores, uno en Laraxe (Fene), otro en Mi Casa (Ferrol), dos en As Fragas y 19 en As Virtudes.

En atención a la discapacidad, se mantienen los casos de un trabajador del Souto de Leixa y de otro de Aspanaes en As Pontes.

Los centros educativos se actualizarán hoy con los datos de ayer lunes.

Los contagios frenan pero el hospital sigue al límite y hay más fallecidos