El Concello cobrará a las entidades por el uso de los edificios culturales

Auditorio de Ferrol. Conciertos de las agrupaciones del Xan Viaño
|

La programación cultural de la ciudad no solo se nutre de la actividad organizada por el propio Concello en los espacios de los que dispone para este fin –Jofre, auditorio o centro Torrente Ballester–, sino también de la que organizan otras entidades aun haciendo uso de las instalaciones municipales. Esa utilización implica el abono de unas tasas recogidas en la ordenanza reguladora de precios públicos –desde los 300 a los 1.750 euros–, que en el anterior mandato no fue aplicada de forma rigurosa sino que contemplaba exenciones –recogidas en la propia ordenanza–, que ahora el ejecutivo de Ángel Mato no está aplicando.

Sobre esta situación ha llamado la atención tanto el edil Suso Basterrechea –exedil de Cultura– como Ferrol en Común, que muestran su preocupación “por non dar continuidade a un proxecto global que permitiu o uso de espazos públicos a agrupacións modestas pero cun fondo bagaxe, que poñen en valor talentos culturais de todas as idades ou tendencias, tales como o conservatorio Xan Viaño, corais, colectivos e artistas locais que debemos protexer, como responsabilidade de goberno, para ter un poso cultural exemplarizante e diverso”.

Así, FeC rcuerda que la actividad cultural desarrollada en el anterior mandato fue posible no solo gracias a su trabajo sino “ás facilidades dadas dende a administración local para que a nosa rede cultural puidera amosar e dar continuidade ás nosas tradicións locais”. Por eso, lamentan que la nueva política fiscal del ejecutivo aplique un precio público para entidades que, asegura, “subsisten grazas á voluntariedade dos seus membros para transmitir ao público unha tradición cultural en risco de extinción sen o soporte público”.

El ejecutivo de Suárez se acogía al artículo 6 de la ordenanza que permite la exención de tasas para eventos “de interese social”, por lo reclama al gobierno local que rectifique en el trato dado a las agrupaciones, tachándolo de “política abusiva de prezos” frente al “custe cero” para las actividades que consideran que “enriquecen o patrimonio ferrolá no eido cultural".

El Concello cobrará a las entidades por el uso de los edificios culturales