El mandato acabará sin nuevos centros cívicos ni más de plazas en guarderías

el ideal gallego-2019-04-03-003-df8ae06e
|

El presente mandato finalizará en menos de dos meses y lo hará sin que se haya construido ningún centro cívico ni aumentado las plazas en las escuelas infantiles municipales, dos aspectos que sí se cumplieron durante los gobiernos más recientes.


A punto de cumplirse cuatro años de mandato de la Marea Atlántica, el Gobierno local no fue capaz de sacar adelante el proyecto de conversión de la antigua cafetería El Remanso en un centro cívico, una demanda vecinal que se repite desde hace años.


El anterior equipo de gobierno, del Partido Popular, había dejado adjudicado un plan para llevar a cabo esta actuación, pero la Marea lo desechó y puso en marcha su propia iniciativa. 


El proyecto del actual equipo de gobierno cuenta con un presupuesto casi tres veces menor que el del PP y fue presentado en octubre de 2017. Un año y medio después, la actuación todavía está a la espera de ser licitada.


En los planes del gobierno de la Marea no había mucho hueco para los centros cívicos, aunque tras la polémica en torno al futuro centro de salud de Santa Lucía y la falta de acuerdo entre el Ayuntamiento y la Xunta, desde María Pita se incluye en el proyecto de reforma de la plaza de abastos la construcción de un centro cívico. 


Como en el caso de El Remanso, el Gobierno municipal avanzó su propuesta para el espacio, pero actualmente se está redactando un nuevo proyecto después de que se descartase la inclusión de un ambulatorio.

Dinámica rota
La ausencia de nuevas infraestructuras durante este mandato rompe con la dinámica de los anteriores gobiernos, que en mayor o menor medida apostaron por instalaciones de este tipo o similares.


En el anterior mandato, del Partido Popular, se transformó el antiguo gobierno militar en el centro cívico de la Ciudad Vieja, que fue inaugurado en marzo de 2015. Además, durante los cuatro años de Carlos Negreira también se puso en marcha el centro de día Novoboandanza, en funcionamiento desde junio de 2014.
Durante el bipartito entre el Partido Socialista y el BNG, que se produjo de 2007 a 2011, la red de centros cívicos municipales también se vio incrementada. 

En estos cuatro años de mandato socialista-nacionalista se crearon los centros cívicos de Los Rosales, Eirís, Novo Mesoiro o A Silva. Además, en 2006 ya estaba Javier Losada al frente del gobierno, dando por terminada la ampliación del espacio comunitario de San Pedro de Visma.


Esta serie de incorporaciones se unieron a los anteriores centros cívicos construidos durante los diversos mandatos con el socialista Francisco Vázquez al frente de la corporación municipal. Durante sus últimos años como alcalde, la ciudad vio la creación de los centros de Os Mallos, Monelos, Santa Margarita o Feáns.

Escuelas infantiles
La ausencia de nuevos centros cívicos durante el mandato de la Marea Atlántica no es el único aspecto social en el que la ciudad no vio mejoras.


Otro de ellos es la cantidad de plazas en las escuelas infantiles municipales, que desde el gobierno del bipartito también habían experimentado incrementos en todos los mandatos.


La época de dualismo entre el PSOE y el BNG, entre 2007 y 2011, comenzó con una oferta de 558 plazas que en el momento de las elecciones municipales de este último año había aumentado hasta las 640. El principal motivo para ello fue la apertura de la escuela de Novo Mesoiro.


Si durante los cuatro años del bipartito hubo un incremento en esta oferta, el crecimiento fue todavía mayor en el mandato del Partido Popular entre 2011 y 2015. La formación popular entró en Marí Pita con 640 plazas ofertadas en la red de guarderías municipales y cuando se terminó su ciclo al frente de la corporación existían 829.


Este aumento fue posible gracias a la creación de la escuela infantil del Agra do Orzán y a la ampliación que se produjo en la de Padre Rubinos.


Mientras, las 829 plazas que había al comienzo del mandato de la Marea serán las mismas que habrá a finales del próximo mes de mayo cuando los coruñeses decidan en las urnas el próximo Gobierno local.
La oferta es la misma que hace cuatro años a pesar de que los datos de solicitudes se incrementaron notablemente. En el primer curso escolar que afrontó la Marea Altántica hubo 860 peticiones para las guarderías municipales, mientras que para el que está a punto de terminar fueron 1.169.


Las escuelas infantiles Agra do Orzán, Monte Alto, Arela, A Caracola (Novo Mesoiro), Carricanta (O Castrillón), Los Rosales, Luis Seoane, Os Cativos (Palavea) y Carmen Cervigón, esta última gestionada por Padre Rubinos, son los centros que conforman la red de guarderías municipales desde que se pusiesen en marcha la del Agra do Orzán y Cervigón durante el mandato del Partido Popular. A tenor de los datos de solicitudes de los últimos años, una oferta insuficiente que obliga a buscar centros privados.

El mandato acabará sin nuevos centros cívicos ni más de plazas en guarderías