Al menos 3.000 personas están imputadas por corrupción en España

|

Al menos 3.000 personas están investigadas o procesadas en las distintas causas por corrupción abiertas en tribunales de toda España. Esta cifra incluye tanto a quienes son llamados a declarar por un juez en condición de imputados (la figura que la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal ha sustituido por “investigados”) como a quienes resultan finalmente juzgados. Entre ellos hay políticos y empresarios de renombre y también numerosos funcionarios y trabajadores.

Algunas de las causas llevan años en proceso de instrucción, como es el caso de los ERE presuntamente irregulares de Andalucía, con más de 250 investigados –la juez acaba de archivar por prescripción la imputación a 12 empresarios–; o Astapa, centrada en el Ayuntamiento de Estepona, con más de 100 investigados y ocho años de instrucción –el fiscal acaba de podir más tiempo–. Para otros ya se ha dictado apertura de juicio oral y están a la espera de que se inicie el juicio. El pasado febrero se fijó fecha, el 4 de octubre de 2016, para que se inicie el de la primera pieza del caso “Gurtel”.

El año 2016 marca un hito en las causas por corrupción con el muy mediático juicio del caso “Nóos”, que comenzó el 11 de enero con la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin sentados en el banquillo de los acusados ante la Audiencia de Baleares.

El juez instructor consideró a la hermana del rey Felipe VI cooperadora de dos delitos contra la Hacienda Pública supuestamente cometidos por su marido y la Audiencia decidió procesarla pese a que solo lo pidió la acusación particular. 

Además de la Infanta y del ex duque consorte de Palma de Mallorca, en esta causa hay otros 15 acusados y algunos de ellos han ocupado cargos públicos. Este es el caso del expresidente del Gobierno balear y exministro “popular” de Medio Ambiente, Jaume Matas, –que podría ser condenado a 11 años de cárcel–, o el exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, que por cuatro delitos se enfrenta a un máximo de 11 años de prisión.

El político balear volvió al banquillo de los acusados pocos meses después de abandonar la cárcel de Segovia el 28 de abril, donde cumplió una condena de nueve meses por un delito de tráfico de influencias cometido en el marco de una de las piezas separadas del caso Palma Arena.

Matas está siendo investigado al menos en varias de las más de 25 piezas que componen el caso “Palma Arena”, entre ellas, “Son Espases” o “Ópera”. 

También la expresidenta del Parlamento balear y del Consell de Mallorca Maria Antonia Munar está entre rejas teniendo pendientes más causas. De hecho, hace poco declaró como acusada ante el juez en una pieza del caso “Voltor” y admitió delitos relacionados con el desvío de fondos públicos al Partido Popular.

Otros “reincidentes” que están de nuevo en el banquillo son quienes fueron los principales condenados por la operación Malaya, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz y el que fuera asesor de Urbanismo Juan Antonio Roca, procesados en los casos “Pinillo” y “Goldfinger”.

Al menos 3.000 personas están imputadas por corrupción en España