La cruz de las segundas partes

Los jugadores racinguistas, decepcionados tras encajar un gol del Celta B | jorge meis
|

Si el dicho afirma que segundas partes nunca fueron buenas, para el Racing en verdad están siendo una auténtica cruz. En ellas ha encajado once de los doce goles que tiene en contra. Además, en sus dos últimos partidos los instantes posteriores al descanso fueron aprovechados por los filiales de Atlético de Madrid y Celta para encadenar dos goles en unos pocos minutos que les permitieron enjugar la desventaja que tenía –el “colchonero”– y sentar las bases de su victoria –la escuadra celeste el pasado sábado–.
En el último encuentro, dos goles en los diez primeros minutos de la segunda parte empezaron a cavar el hoyo que al final reflejó un 0-3 que deja al Racing, con 13 puntos, en la decimotercera posición. El equipo ferrolano está a siete de las plazas que clasifican para la fase de ascenso a Segunda –el objetivo que se marcó al principio de la temporada, mientras que el liderato está a trece–. Pero es que los lugares que acarrean peligro de descenso están a solo tres.

Razones
La plantilla racinguista, consciente de esta situación, busca razones para el problema. “No sé cuál es el motivo. No sé si son fallos de intensidad, de concentración... Pero hay que ver lo que pasa e intentar corregirlo lo antes posible”, explicó Nano al final del partido del sábado ante el Celta B. Su compañero Víctor Vázquez no le encuentra tampoco una explicación... “pero es la realidad”. Por eso, por lo que apuesta es por mantener la unidad para salir de esta situación.

La cruz de las segundas partes