La arquitectura que trajo el saneamiento

tanque tormentas escaño
|

Las obras de los interceptores generales de la margen derecha de la ría de Ferrol, el ansiado saneamiento, además de suponer una evidente molestia para el tráfico rodado y los peatones y vecinos, han tenido como consecuencia la aparición de peculiares edificios que en las últimas semanas se han erguido a toda velocidad y que modifican visualmente la percepción de zonas como la avenida de Esteiro o la ensenada de Caranza. Son los tanques de tormentas, las polémicas estructuras ligadas a un saneamiento unitario (que no separa las aguas negras de las pluviales) y que sirven como aliviaderos para regular el caudal que se envía a la depuradora de cabo Prioriño, sobre todo cuando arrecian las lluvias. 
Estos tanques implican un impacto visual reconocido en el propio proyecto, además de existir el riesgo de olores puntuales y de ruidos (para lo que se toman medidas correctoras que regulan estos efectos indeseados). La instalación de uno de ellos en el parque de A Ranita, en el puerto de Ferrol, motivó un movimiento vecinal de protesta que también apoyaron el Concello y la Autoridad Portuaria. Se consiguió evitar esta construcción pero las concentraciones y reclamaciones en el parque Pablo Iglesias, en el barrio de Esteiro, tuvieron menos suerte.
El proyecto de los interceptores, según describe Acuaes, incluye la construcción de hasta doce tanques en tres tramos (A Malata-A Gándara, A Gándara-Cadaval y Cadaval-Neda) que suponen 13,4 kilómetros de nuevos colectores y la rehabilitación de 10,1 ya existentes.
En Esteiro, llama la atención, junto con el del parque, el que se sitúa en la propia avenida, delante de la Antonio de Escaño. En Caranza, son estructuras que disponen de una espectacular vista al mar (uno de ellos está pegado al auditorio y al conservatorio). En esta zona se construyen cuatro tanques y también es por donde  vierte al mar la tubería de desagüe que se ha construido en las últimas semanas (1.803 metros de conducciones). A Gándara, Cadaval o Xuvia cuentan o contarán también con estos edificios que, pese a todo, pretenden pasar inadvertidos.

La arquitectura que trajo el saneamiento