Los trabajadores de Privilege impugnan la subasta ante el Juzgado Mercantil

imagen de una de las movilizaciones protagonizadas por los empleados de privilege jorge meis
|

Los trabajadores de la planta Privilege, constituidos en la sociedad anónima laboral Seaquarz, impugnarán ante el Juzgado Mercantil número 1 de A Coruña las bases de la subasta de la empresa, a la que concurrían con la única competencia de la oferta presentada por Poliver, una sociedad perteneciente a la órbita del anterior propietario de la misma, el grupo italiano Quarella. El asunto debería dilucidarse, según los afectados, en el plazo máximo de unas cuatro semanas.

Según explicó Manuel García, secretario general de MCA UGT, los trabajadores hacen una lectura positiva del acto de ayer y confían en que el juzgado adopte una decisión que tenga en cuenta la apuesta por el empleo que representa su oferta. La decisión de impugnar se adoptó después de que los italianos tratasen, en el mismo acto de la subasta ante notario, de modificar la propuesta que habían presentado. Al parecer, su intención era pujar por separado por una línea de producción de la fábrica de tableros pétreos, con la intención de llevársela a Italia, y quedarse con el resto de las instalaciones al menos durante tres años. Así, abonarían 300.000 euros por dichos equipos en concreto y comprometerían el pago de otros seis millones de euros en el plazo de tres ejercicios.

Por su parte, los trabajadores ofrecen el pago inmediato de 600.000 euros y dos millones de euros a abonar en dos años, si bien quieren hacer valer el mantenimiento de 44 empleos como hecho diferencial y prioritario en su propuesta. El propio administrador concursal señaló en el acto de ayer que el cambio de oferta de los italianos se producía fuera de plazo.

 

Los trabajadores de Privilege impugnan la subasta ante el Juzgado Mercantil