Ferrol se pone de gala para la botadura del segundo buque auxiliar australiano

Navantia botadura del segundo AOR Nuship Stalwart
|

La ciudad naval vistió ayer sus mejores galas para la ceremonia de botadura del “Nuship Stal-wart”, el segundo de los dos AOR –Auxiliary Oiler Replenishment– encargados a Navantia por la Armada australiana en 2016. Como todas las botaduras en Ferrol, el acto fue multitudinario, con el palco de autoridades y las gradas para el público completamente abarrotadas de curiosos que no querían perderse un evento de tal calado para la urbe.

El acontecimiento contó con la presencia de importantes figuras del mundo de la política gallega, como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el delegado del Gobierno en la comunidad, Javier Losada; o el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde; así como autoridades de la corporación local, como el alcalde, Ángel Mato, empresariales y militares.

De este modo, el evento comenzó poco antes de las cinco de la tarde, con la llegada de la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá; la madrina del buque, la contralmirante retirada Stephanie Moles; el máximo dirigente de la SEPI, Vicente Fernández; el propio Núñez Feijóo o los mandos australianos encargados de supervisar la botadura del navío. Así, tras unas palabras por parte de Sarriá y del representante de la Armada australiana, Peter Quinn, comenzó el acto.

La nave fue primero bendecida por un capellán militar de la nación oceánica, que, curiosamente, al ser anglicano contrastaba poderosamente con la imagen clásica de los clérigos marciales españoles. Finalmente, la madrina Stephanie Moles y el director de los astilleros ferrolanos, Jorge Filgueira, accionaron el dispositivo que sujetaba la tradicional botella de vino con la que el buque quedaba oficialmente bautizado. Tras esto, la navee comenzó a desplazar su gigantesca masa hacia las aguas, donde quedó brevemente a la deriva hasta, minutos después, alejarse por la ría.

Futuro de Navantia
A pesar de que este acto de botadura marca el inicio de un período previsiblemente largo de falta de carga de trabajo, también sirvió de escenario para la realización de importantes anuncios para el naval ferrolano. Tanto la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, como Alberto Núñez Feijóo, confirmaron de forma indirecta el contrato para la fabricación de 62 jackets para la eléctrica Iberdrola en las instalaciones de Fene.

Sin embargo, la noticia más importante llegó durante el discurso de De Sarriá, que aseguró que las instalaciones de Ferrol comenzarán en breve el proceso de transformación en el modelo de Astillero 4.0. De esta forma, el grupo naval público invertirá 160 millones de euros en unos trabajos que emplearán a unas 700 personas de empresas de la comarca y supondrá un proyecto con una duración de cinco años que permitirá digitalizar las factorías de cara a la construcción de las fragatas F-110.

Carga de trabajo
Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aprovechó su intervención ante los medios para agradecer “a Australia e á súa Armada” el haber confiado en el grupo naval público español y en sus instalaciones ferrolanas; al tiempo que recordó que en toda Galicia “estamos construíndo ata 55 barcos, sendo líderes do territorio español e o segundo lugar máis importante de Europa en canto a carteira de pedidos, despois de Holanda”.

Sin embargo, el dirigente gallego no dejó que el ambiente festivo de la botadura le impidiese dar un toque de atención al Gobierno central y demás administraciones responsables sobre la futura falta de carga de trabajo en Ferrol. Núñez Feijóo afirmó así que le correspondía “á SEPI e Navantia” dar garantía a los trabajadores “nos momentos de incertidumbre que se están a abrir no estaleiro, toda a vez que o contrato con Australia finaliza a principios do próximo ano 2020 e que as fragatas F-110 non se iniciarán ara finais do 2021 ou 2022”.

De este modo, el presidente instó al Ejecutivo de Pedro Sánchez a dar prioridad a la construcción de un nuevo AOR para la Armada española que sustituya al veterano “Patiño”, dado que “non é necesario nin un mes para inciar a súa construcción, e por iso si poderíase comezar de inmediato e garantir así a carga de traballo”.

Finalmente, el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, aprovechó la coyuntura para recordar el compromiso de Madrid con los astilleros de la ría de Ferrol. 

Losada apuntó que la inversión de más de 4.000 millones de euros para el contrato de las fragatas F-110 “es la segunda más grande de España tras el AVE”, además de que permitiría generar más de 7.000 empleos directos e indirectos en la comarca, mientras se garantizaba la carga de trabajo en las factorías ferrolanas durante la próxima década.

Ferrol se pone de gala para la botadura del segundo buque auxiliar australiano