Diego Varela: “Me gusta el ruido de los coches y la sensación de velocidad”

El piloto firmó la séptima plaza en el Nacional del pasado año y ahora espera alcanzar los primeros lugares en esta campaña que vive este fin de semana su segunda carrera | j. m. v.
|

“El ruido de los motores y la sensación de velocidad es lo que más me gusta”. Para Diego Varela, de 16 años, conducir es algo natural, o eso es al menos lo que se desprende de sus palabras al hablar de su carrera deportiva, y con lo que además “me lo paso bien. Si no lo hiciese, me iría”, comenta el joven piloto sobre su participación en las diferentes competiciones autonómicas y nacionales de automovilismo –primero en karting y ahora en kartcross– en las que ha tomado parte desde que tenía seis años.

Es decir, hace una década, más de la mitad de su vida, que el deportista local se sienta a los mandos de diferentes vehículos. Eso sí, en citas oficiales, ya que fue a los tres añoscuando tuvo como regalo su primer kart. Y ahí empezó todo. Bueno, en realidad ya lo había hecho antes, ya que su padre, José Manuel Varela, fue el que inculcó en Diego la afición por los motores después de su propia experiencia automovilística, especialmente en rallys. Desde aquellas primeras experiencias con el kart –con el que sumó dos subcampeonatos autonómicos en categoría alevín–, Varela decidió no seguir por el camino inicialmente establecido y el que hubiese sido el natural tras su paso por el karting, la Fórmula. ¿Motivos? Por cansancio y cuestiones monetarias.

Cambio
Y así, a principios de 2014, el joven piloto local comenzó su andadura en el kartcross, una modalidad nueva para él y cuyos costes son notablemente inferiores a las citadas anteriormente, y en la que Varela se ha convertido en un auténtico referente para los canteranos que ahora siguen sus pasos. “Fue el primero en correr el Nacional junior en Alcañiz y ahora son dieciséis participantes”, comenta José Manuel.

Una competición nacional que el local comenzó hace unas semanas con un trabajado quinto lugar tras una ­accidentada carrera y que continuará este fin de semana en Lleida. Una campaña en la que tanto él como su padre tienen muy claros sus objetivos. “Estar entre los primeros o lo mato”, bromea José Manuel, mientras Diego asiente. Y es que tras la séptima plaza lograda el pasado año –con el cuarto lugar de Arteixo como mejor registro–, el piloto local quiere ir a por las medallas. Y lo hará, además, con un coche nuevo, un vehículo de la casa portuguesa Semog, modelo Bravo.

Un futuro cercano por el que Varela ya ha comenzado la pelea. ¿Y más allá? Continuar hasta los 25 años en esta modalidad “me parece un poco largo”, comenta Diego, que no descarta probar alguna cita de rally a pesar de la evidente disconformidad de su progenitor, conocedor del “mundillo”. Una carrera deportiva que este estudiante de 4º de ESO espera compaginar con unos estudios “prácticos, que es lo que me gusta”.

Diego Varela: “Me gusta el ruido de los coches y la sensación de velocidad”