Los Pujol ganaron 70 millones de euros de manera “no justificada”

|

La familia Pujol Ferrusola habría obtenido un beneficio presuntamente ilícito de al menos 70,4 millones de euros desde el año 1990, según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional incorporado a la causa que instruye el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata sobre el origen de la fortuna del clan.

El citado informe, se refiere al clan Pujol como “la familia” e incide en que las operativas realizadas entre cuentas de Andorra responde “a un plan preconcebido y ordenado dirigido a la ocultación de grandes sumas de dinero de origen desconocido”, siempre liderado por el primogénito de los hijos del matrimonio, al que considera el “líder” del grupo.

La UDEF habla en el documento entregado al magistrado de “ingentes cantidades de dinero en efectivo” que ingresó “la familia” en cuentas que ellos mismos poseían en el banco Andbank, actuaciones que se remontan a 1990. En este banco, las operaciones se prolongaron hasta 2010, cuando los hermanos y la madre traspasaron fondos a BPA.

Jordi Pujol Ferrusola era el miembro del clan “más activo” y el que más dinero poseía en las cuentas bancarias, fortuna que la familia atribuye a una supuesta herencia del abuelo Florenci. Según el informe, el hijo mayor del expresidente atesoraba al menos 54,4 millones de euros en pesetas, euros, marcos alemanes y libras esterlinas. Por su parte, los ingresos de su padre, Jordi Pujol, alcanzaban los 2,84 millones de euros y los de su madre, , 683.139 euros. A Josep, la Policía atribuye 3,52 millones; a Oriol, 955.253 euros; a Mireia, 757.708; a Pere, 711.561; a Oleguer, 697.761; y a Marta, 695.657 euros. Los fondos de Mercé Gironés ascendían a 3,71 millones de euros.

Según la Policía, las actuaciones no se realizaron de forma “aislada”, sino que responden a “un plan preconcebido y ordenado” que “responde indiciariamente a una operativa de blanqueo de capitales”. La Policía constata que las operaciones “no responderían en principio a ningún tipo de lógica empresarial o comercial”, atendiendo a la asincronía en los movimientos, es decir, que “no se observa la periodicidad típica en las relaciones económicas mercantiles”. Los ingresos suelen ser en cifras redondas, circunstancia que no suele ir aparejada con las “relaciones económicas típicas, donde la agregación de impuestos suele arrojar decimales”.

Prueba caligráfica

Por otra parte, la defensa de la familia Pujol ha entregado al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata una prueba caligráfica en la que asegura que fue el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, el que hizo una anotación caligráfica que había sido atribuida a su padre sobre un número de cuenta desde la que el clan hacía movimientos en Andorra.

Así figura en las conclusiones del informe realizado por los peritos del Gabinete Jurídico Pericial Orellana. En el documento, los peritos han analizado la frase manuscrita “seixanta tres mil vuits cents deu”, que se refiere al número de cuenta 63.810 expresado en catalán.

Analizando la dimensión, la inclinación, la altura o la proporcionalidad de los trazos, además de la tensión o la firmeza utilizadas para la escritura, los peritos estiman que los documentos manuscritos “no pertenecen al puño y letra” del expresidente de la Generalitat. Sí aprecian, en cambio, “importantes concordancias caligráficas” con la letra de Jordi Pujol Ferrusola.

Los Pujol ganaron 70 millones de euros de manera “no justificada”