El desvío de parte del flotel a Cádiz causa indignación en el astillero ferrolano

|

El tortuoso camino del flotel de Pemex ha vuelto a atascarse. Justo un día después de que la empresa adjudicase la ejecución de 50 de los 86 bloques a Maessa y Ainair, meses después de lo previsto tras haber quedado desierto en el primer intento, los trabajadores conocían que se prevé hacer ocho bloques en los astilleros de la bahía de Cádiz, precisamente porque Navantia argumenta que hay retrasos. La noticia causó estupor e indignación y, tras una asamblea y la protesta ante la dirección local de la factoría, los obreros marcharon hasta la plaza de Armas, donde una representación sindical se reunió con el alcalde, José Manuel Rey Varela.

La casa consistorial se cerró y en las inmediaciones se situaron diversas patrullas de la Policía Local mientras duró el encuentro. A su término, el portavoz de los comités de la ría, Ignacio Naveiras, calificó la postura del alcalde de “vergonzante” y pidió su dimisión. “Fai tempo que ten esgotada a marxe de confianza que os traballadores e os cidadáns depositaron nel”, afirmó. También responsabilizó a Feijoo que “apadriñou o flotel e vendeu unha xeración de emprego que por desgracia, por moito que nos pese, non ten nin sequera o nivel que nós diciamos que ía ter. Multiplicaron as cifras e agora permítense levar a carga de traballo para outro sitio”. Y eso mientras calculan que hay un 60% de subactividad en los astilleros de la ría. “Agora parece que o responsable da empresa non é Rajoy, que é un tal José Manuel Revuelta, como se non tivera directrices políticas, como se non houbera capacidade de depurar as responsabilidades desde o partido que goberna, que é o mesmo en Ferrol, en Santiago e en Madrid”.

Pero contra la dirección de Navantia también cargó Naveiras. Calificó su decisión de “puñalada trapeira” y desmontó su argumentación para derivar los bloques al sur. “Se hai catro meses que empezaron a entrar os camións, como se pode dicir que levamos tres de retraso”. Se trata, dice el portavoz de los comités, de una “desorganización calculada” con la finalidad de “poñer no disparadeiro os asteleiros de Ferrol” y llevar a cabo “unha estratexia de derrube”. Defiende que tienen la capacidad para acabar el flotel en plazo y recordó que en la ría se hicieron “catro fragatas á vez”.  También buscan responsabilidades en la dirección local, “incapaces de dar unha resposta. A alta dirección de Navantia ten que ser cesada de maneira inmediata e ademais hai que darlle a volta á situación actual”.

Los trabajadores aprobaron un calendario de movilizaciones que incluye acciones internas los martes, y salidas a la calle los jueves 9 y 23 de octubre, esta última con encierro en la factoría. También habrá concentraciones de la plantilla subactiva “porque queremos que se visualice que o problema non é de incapacidade”. Además trabajarán para convocar a todos los ciudadanos a una nueva “contestación multitudinaria”.

la empresa

Navantia explica su decisión de acuerdo a la importancia estratégica que tiene el proyecto del flotel, que supone su vuelta al mercado civil. Resulta fundamental que se cumplan los plazos establecidos en el contrato por encima de todo y aseguran que no se avanza como preveían. De ahí que se haya diseñado un plan de acción que afecta a ingeniería, compras y producción y del que se deriva la decisión de trasladar los ocho bloques a otro centro, aunque en un principio se iba a realizar el flotel íntegramente en Ferrol.

reacciones políticas

El alcade de Ferrol, José Manuel Rey Varela, es el representante político más cercano a la situación y el primer interpelado por los trabajadores. Ayer mostraba su “indignación”, que compartía “con los trabajadores y con todo el pueblo de Ferrol” ante “un hecho absolutamente irresponsable”. Acusó a la dirección de Navantia de “falta de transparencia” y de vivir en “la improvisación y la irresponsabilidad” dando “excusas permanentemente”. Se refirió a la situación creada como “una absoluta tomadura de pelo” y pidió “responsabilidades políticas inmediatas, que tienen que ir de la mano de dar mayor autonomía a los centros de productividad existentes en Navantia”.

Otros responsables políticos gallegos se sumaron a las críticas. El conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, expresó su “disconformidade por esta posible decisión de Navantia” y apeló al “sentido común” para que el flotel se lleve a cabo según los plazos previstos. El portavoz del Partido Popular, el ferrolano Miguel Tellado, habló de “decisión errónea, inxustificada e intolerable”.

A los adjetivos hacia Navantia (“ineptitude” o “cacicada” apuntaban desde Anova Ferrol) se sumaron las críticas de la oposición al gobierno de la Xunta, a quien piden aclaraciones urgentes. Beatriz Sestayo, del PSOE, exigió a Feijóo “que non se esconda” y que se explique “coa mesma celeridade que tivo cando presentou en 2012 o flotel, chegando a interromper a programación da televisión pública galega para o anuncio”. La también diputada del BNG, Carme Adán se preguntaba si Feijóo se iba a presentar a las primarias del PP andaluz, puesto que sus gestiones tienen a esta Comunidad como beneficiaria. Además lo acusa a él y a Conde de “tomar o pelo” a una comarca “abondo deprimida”. Antón Sánchez, de AGE, señaló la “falta de seriedade” del responsable de la Xunta, que “está mintiendo descaradamente”.

En Ferrol, el grupo municipal de Esquerda Unida se suma a la petición de dimisión de Rey Varela porque “o alcalde da cidade non pode atrincheirarse no seu despacho” y recuerda además a los trabajadores de las auxiliares “que levan anos engrosando as listas de parados”.

El desvío de parte del flotel a Cádiz causa indignación en el astillero ferrolano