Los más de 2.000 extranjeros registrados en la ciudad naval reclaman medidas de apoyo

Iván Rivas compareció con representantes de la Asociación de Movilidad Humana
|

En torno a 82 nacionalidades diferentes conviven en la ciudad naval formando un grupo de más de 2.000 personas –2.038 son los empadronados–. Las dificultades de integración vienen en muchas ocasiones por cuestiones administrativas, legales y de derechos básicos que desde entidades como la Asociación de Movilidad Humana –antigua Rumiñauhi– se pretenden paliar, aunque se reclama colaboración institucional.

Por esta razón, el grupo municipal del BNG elevará mañana a pleno una moción relativa a la toma de medidas de apoyo a las personas inmigrantes, con peticiones claras como la constitución, en el plazo máximo de tres meses, de una oficina de inmigración con dotación de personal asesor en funciones de mediación y orientación –acceso a la vivienda, asesoramiento jurídico, acceso a la información...–, desarrollo de cursos de formación e información de manera regular con una periodicidad mínima de tres cursos al año sobre adquisición de nacionalidad y regularización de la situación de residencia, prevención y protección de víctimas de violencia de género e información actualizada sobre un contexto jurídico en constante cambio.

También se pide la habilitación de una partida económica para las actuaciones municipales de fortalecimiento del movimiento asociativo.
El portavoz del BNG, Iván Rivas, recordó que este gobierno creó una concejalía de Minorías Étnicas y se ha quedado en una cuestión “aparencial” sin acuerdos explícitos como punto de partida para mejorar la vida de estas personas.

Rivas recordó que es necesaria una integración plena de las distintas nacionalidades, con problemáticas específicas.

Los más de 2.000 extranjeros registrados en la ciudad naval reclaman medidas de apoyo