El alcalde ve fundamental aprobar el presupuesto en el primer trimestre

Rueda de prensa de Jorge Suárez.
|

Desde que el pasado viernes el alcalde, Jorge Suárez, entregó a los grupos de la oposición el documento de los presupuestos 2017 se ha abierto un debate abierto entre la corporación con el fin de que se pueda sacar adelante un texto económico con el mayor consenso. El regidor destacó ayer que es consciente de la minoría en la que se encuentran, de ahí la idea de un documento abierto, que confía en que cuente, al menos, con los grupos que le dieron en su días el apoyo a la investidura.
El objetivo es que en el primer trimestre del año el presupuesto pueda estar aprobado para acometer actuaciones concretas que “se ben son posibles cun orzamento prorrogable a través de modificacións de crédito, sempre demostra máis nivel político cando se aproba un proxecto co maior número de votos”.
Empleo, Bienestar Social y Urbanismo son las áreas en las que el regidor cree que se ha hecho un mayor esfuerzo y, en este sentido, se incluyen algunos proyectos que el regidor consideró  de “urxencias”, como es el caso de la plaza de Armas, por el riesgo que supone y los informes sobre su peligrosidad existentes.
Así, en los presupuestos se contemplan partidas diferentes que van dirigidas a este fin –800.000 euros– pero también otras tendentes a poder avanzar en la peatonalización del centro de la ciudad.
Así, Suárez recordó que el apartado de proyectos complejos recoge una partida para este fin de 250.000 euros, a los que habría que añadir partidas e inversiones como la mejora del transporte urbano –150.000 euros– o la adecuación de aparcamientos disuasorios en varias fincas urbanas entre las calles Alegre y Sol –se incluye en la partida de complejos complejos–, además de señalización o pilotes para cortar el tráfico, una vez aplicadas las  medidas complementarias.
El área de Urbanismo suma un total  3.890.000 euros de fondos propios para este año en inversiones como las expropiaciones de la avenida 19 de febrero –490.000 euros–, la reurbanización de la plaza de Armas –800.000–, aparcamientos disuasorios –125.000–, urbanización de Basanta y O Espiño –175.000 euros–, reposición de iluminación –150.000–, junta de compensación de la urbanziación de O Boial –100.000–, reforma del mercado municipal de Caranza –500.000–, puente de Santa Mariña –200.000–, acondicionamiento del edificio de Porta Nova –300.000 euros–, peatonalización de A Magdalena –250.000– o rehabilitación de Recimil –500.000–. También se contemplan 300.000 euros para la adecuación de los pasos de peatones de la ciudad, aunque se incluyen en el Plan de Obras e Servizos 2017 del organismo provincial. n

El alcalde ve fundamental aprobar el presupuesto en el primer trimestre