El PP mantiene su mayoría en el Senado, donde el PSOE y Podemos pierden fuerza

El número de votos nulos y en blanco cayó con respecto a diciembre reuters
|

Como si de un calco de las elecciones de diciembre se tratara, los españoles optaron en las urnas por no cambiar el color del Senado, donde predomina el azul del Partido Popular. Los encargados de romper la monocromía dominante tampoco varían: el rojo socialista se mantiene como la segunda fuerza del hemiciclo, con el anaranjado de Esquerra Republicana-Catalunya Sí y el morado de Unidos Podemos como destacados, ya a gran distancia, y otras siete formaciones completando las pinceladas del cuadro.
Al cierre de esta edición, con el 95,4% de los votos escrutados, de nuevo, el PP se quedaba cerca de la mayoría absoluta (situada en 135 escaños) en la Cámara Baja, en la que obtiene 130 escaños. El dato mejora incluso el de los comicios de hace seis meses, cuando los populares consiguieron 124 representantes, pero no es suficiente para recuperar los 146 de las elecciones de 2011.
El PSOE se presentaba durante buena parte de la noche como el principal ganador en lo que al Senado se refiere, ya que si el 20-J perdió un escaño y se quedó con 47, parecía que ayer no solo lo recuperaría sino que mejoraría los resultados de hace cinco años. En la parte final del escrutinio, sin embargo, el signo cambió y los socialistas perdieron otros tres escaños, quedándose en 43.

los cambios
En una paleta de colores que se combinan de forma distinta a la de las pasadas elecciones, las novedades en positivo las representan Esquerra-Catalunya Sí, que después de irrumpir con seis senadores en las pasadas elecciones, aumenta a diez escaños su representación; y Podemos-Compromís, que suma dos desde diciembre y alcanza los tres escaños.
En el polo opuesto se encuentran Unidos Podemos, que cae a ocho senadores desde los nueve que obtuvo en diciembre, en su irrupción; el PNV, que pierde un escaño y se queda con cinco; Convergencia Democrática de Catalunya, que concurrió a los pasados comicios bajo el epígrafe de Democracia i Llibertat, y cae a los dos escaños desde los seis que tenía; y En Marea, que se queda sin uno de los dos senadores que había obtenido el 20-D. Cambio Aldaketa, que se había estrenado en las últimas elecciones con un senador, pierde su representación.
En Comú Podem conserva sus cuatro escaños. Junto a Coalición Canaria y la Agrupación Socialista de La Gomera, ambos con un senador, son los partidos que no varían sus resultados con respecto a hace seis meses.
Como sucedió en diciembre, Ciudadanos se quedó sin un solo representante en la Cámara Baja.

galicia, azul
Los electores gallegos se decantan una vez más por estar representados en el Senado principalmente por el Partido Popular. Doce de los dieciséis senadores que debían elegirse son para el PP, que mantiene el mismo número que en diciembre y también el mismo que hace cinco años. El PSOE, por su parte, vuelve a ser la segunda fuerza en número de senadores gallegos y mejora sus datos con respecto a diciembre; los socialistas se llevan el resto de los escaños en liza, cuatro, recuperando los dos que en los últimos comicios se había llevado la coalición Podemos-En Marea-Anova y EU.
El esquema se repite en tres de las cuatro circunscripciones de la comunidad: A Coruña, Lugo y Ourense tendrán tres representantes del PP y uno del PSOE en la Cámara Baja. Pontevedra contará igualmente con tres senadores populares, si bien el cuarto es de Podemos-En Marea.

participación
En una jornada electoral en la que la abstención planeaba sobre los partidos, que llamaban a los ciudadanos a votar en cada ocasión que se les presentaba, las urnas del Senado estuvieron menos llenas que en diciembre. A falta del cuatro por ciento del escrutinio, la abstención superaba la del 20-D en un tres por ciento.
Sin embargo, cayeron tanto las papeletas en blanco como los votos nulos.

El PP mantiene su mayoría en el Senado, donde el PSOE y Podemos pierden fuerza