La bendición de las palmas y las primeras procesiones animan las calles de la ciudad

|

Con una concurrida bendición de palmas en la plaza de Amboage –la de la cofradía de Dolores– y la celebración de las tres primeras procesiones arrancó ayer la Semana Santa Ferrolana, inmersa en este 2016 en la conmemoración de su 400 aniversario. 
En una jornada fría pero en la que finalmente no fue apenas necesario abrir el paraguas, vecinos de la ciudad y comarca, así como turistas que han optado por la ciudad naval para disfrutar de la cita litúrgica, abarrotaron las calles para presenciar los desfiles en una estampa que se repetirá en los sucesivos días, sobre todo a partir del miércoles.
Desde este día se espera el mayor volumen de visitantes y también se verá incrementado el número de las procesiones. Alrededor de 3.000 cofrades –364 incoporados este mismo año a alguna de las cinco cofradías existentes– acompañarán, junto a las agrupaciones musicales, los pasos que hasta el próximo Domingo de Resurrección recorrerán las calles de la ciudad. “Ya se ve mucha gente de fuera”, comentaba ayer el presidente de la Junta General de Cofradías, César Carreño. Además del gran ambiente en los desfiles, destacó la importante afluencia de público en las exposiciones que durante estos días complementan el programa de esta fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. Dos procesiones por la mañana –la de Jesús Amigo de los Niños de la cofradía de las Angustias y la de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén ,de Dolores– y otra por la tarde, la del Ecce Homo de la cofradía de la Soledad, inauguraron ayer un procesionario que hasta el Domingo de Resurrección incluirá más de veinte desfiles.

La bendición de las palmas y las primeras procesiones animan las calles de la ciudad