El banco central alemán plantea elevar hasta los 69 años la edad de jubilación

La canciller alemana, Angela Merkel, en una reunión en Mongolia Damir Sagolj
|

Elevar la edad legal de jubilación en Alemania hasta los 69 años para 2060 contribuiría a aliviar la presión sobre las arcas públicas germanas por el envejecimiento de la población y garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones, según plantea el Bundesbank (banco central alemán) en la última edición de su boletín mensual.

La última reforma de las pensiones en Alemania prevé el incremento gradual de la edad legal de jubilación desde los 65 hasta los 67 años para 2030, así como un incremento de la contribución por parte de los ciudadanos de hasta el 22 por ciento.

No obstante, el banco central alemán sugiere la oportunidad de abrir el debate en torno a la posibilidad de elevar hasta los 69 años para 2060 esta edad de jubilación, así como incrementar la contribución de los trabajadores al 24% de sus ingresos brutos ante el aumento en la expectativa de vida y la caída de la natalidad en el país.

“No se debería ocultar el hecho de que son inevitables nuevos ajustes para garantizar la sostenibilidad financiera”, advierte el banco central. “No debería ser tabú hablar de una vida laboral más larga”, añade la entidad. Por otro lado, el Bundesbank confía en que la economía de Alemania haya mantenido durante el verano su expansión, que en el segundo trimestre de 2016 alcanzó el 0,4%, frente al crecimiento del 0,7% en el primer trimestre, gracias al impulso proveniente de las exportaciones, la construcción y el gasto de los consumidores.

 

brexit

Asimismo, el banco central germano considera que la decisión del Reino Unido de abandonar la UE tendrá “un impacto económico limitado” en Alemania, donde la confianza de los inversores sigue siendo positiva.

“Las expectativas positivas de las empresas alemanas hasta ahora solo se han visto modestamente perjudicadas, lo que apoya que las consecuencias económicas del voto a favor del ‘Brexit’ serán limitadas, al menos en el corto plazo”, añade la institución. El Ministerio de Economía de Alemania avanzaba la semana pasada que, a pesar de la ralentización del crecimiento durante el segundo trimestre, la “locomotora europea” sigue creciendo “de forma robusta”.

“La economía de Alemania está en buena forma y, gracias a la diversificación geográfica de las exportaciones germanas, siempre se ha adaptado a las nuevas situaciones”, señalaba la institución.

Por otro lado, la confianza de los empresarios alemanes experimentó en julio un significativo empeoramiento, lo que ha llevado al índice elaborado por el Instituto de Investigación Económica de Munich (Ifo) a situarse en 108,3 puntos, frente a los 108,7 del mes anterior. El presidente del Ifo, Clemens Fuest, destacó que esta caída se debió, principalmente, “a las expectativas de negocio mucho menos optimistas por parte de las empresas”.

El banco central alemán plantea elevar hasta los 69 años la edad de jubilación