CARIÑO-La inversión para dejar de verter al mar supera los 500.000 euros

Cariño
|

El Concello de Cariño cumplirá en 2015 con la legislación europea en materia de medio ambiente. En concreto, es la que obliga a las administraciones a evitar la contaminación que se produce mediante vertidos incontrolados al medio.
En esta dirección trabaja desde 2011 el gobierno cariñés que hoy viernes prevé adoptar dos nuevos acuerdos relacionados con la ampliación de la red de saneamiento y la puesta en funcionamiento de depuradoras.
La decisión se adoptará en el pleno fijado para las ocho de la tarde y tiene carácter extraordinario.
En primer lugar, la corporación municipal se pronunciará sobre el proyecto que finalmente el Concello financiará con cargo al Plan de Obras y Servicios de la Diputación de A Coruña y que consiste en dotar de saneamiento al centenar de vecinos de la parroquia de Landoi. La cuantía de la inversión supera los 154.000 euros.
Posteriormente, esta actuación se complementará con la entrada en funcionamiento de la depuradora que se proyectó para la zona de Feás. Esta, junto a las que darán servicio a Sismundi y Figueroa, está incluida en  el proyecto que la administración local pretende acometer con el respaldo económico de la Xunta de Galicia.
Esta iniciativa también estará hoy presente en la sesión plenaria con la aprobación, si procede, de la modificación de crédito que garantiza la aportación económica del Concello en el mismo. El montante global está en torno a los 400.000 euros. De esta cantidad, la contribución municipal ronda los 42.500 euros.
La Alcaldía, presidida por la nacionalistas Purificación Seixido, confía en contar con el respaldo de la corporación para sacar adelante las dos cuestiones, dada la trascendencia que ambas tienen para el futuro del municipio .
A día de hoy, el ayuntamiento de Cariño, un muncipio en el que viven alrededor de 4.300 personas, está pendiente de la aprobación y ejecución de las obras antes citadas para garantizar el servicio de saneamiento y el tratamiento de las aguas sucias a la práctica totalidad del vecindario. En la actualidad, más de 4.000 ya disponen de las dos prestaciones. Son los habitantes de Cariño y A Pedra.
De cara al próximo año se prevé que también lo tendrán los de Sismundi, Feás, Landoi y Figueroa, que  tienen una censo poblacional conjunto de unos 400 vecinos.

CARIÑO-La inversión para dejar de verter al mar supera los 500.000 euros