El Racing quiere rebajar el perjuicio del “petardazo” de Oviedo

REAL OVIEDO FERROL
|

El Racing intentará que el perjuicio que le va a originar la suspensión del encuentro que el pasado domingo estaba jugando frente al Oviedo sea el menor posible. Para ello, hoy remitirá al Compité de Competición alegaciones al acta redactada por el colegiado vasco Zarrabeitia Arrieta –que suspendió el partido después de que un petardo cayese a pocos metros de él en el descanso y alegando que, aunque no hubo daños físicos, su integridad física no estaba asegurada– con la intención de que la resolución que tome, que está prevista para mañana miércoles, sea lo más favorable posible a sus intereses.
Por un lado está el tema deportivo y, a pesar de que el club ferrolano es consciente de la dificultad de que se le dé el partido por ganado, no descarta esta posibilidad. De todos modos, como lo más probable es que los 45 minutos que faltan se tengan que jugar, lo que más molesta en el seno del club verde es que el rival, aunque esté en inferioridad numérica, pueda disponer de todos sus efectivos en perfectas condiciones físicas. En este sentido, el Oviedo podrá alinear a todos los jugadores de la plantilla que estaban habilitados –los sancionados Javi Hernández y Alain Arroyo seguirán sin poder jugar, igual que el delantero Cervero, expulsado en la primera mitad del choque–, igual que un Racing que no tenía ausencias por sanción para este enfrentamiento.

DESPLAZAMIENTO
En cuanto al tema económico, el club ferrolano tratará de que los gastos que provoque el desplazamiento “extra” que pueda tener que llevar a cabo le sean abonados para que la suspensión no se acabe convirtiendo en un negocio ruinoso. A este respecto, los que más van a perder son los aficionados del cuadro verde, que no han podido presenciar entero el que era uno de los choques más atractivos de toda la temporada, por el rival y por el estadio.
Otra de las posibilidades que se manejan es que el encuentro se pueda terminar en un Carlos Tartiere cerrado al público. A este respecto, el Oviedo se ha apresurado a dejar claro que el estadio asturiano no estaba apercibido de cierre por el lanzamiento de objetos en el encuentro que lo había enfrentado al Zamora. El colegiado de aquella contienda, el gallego Cid Puga, señaló que al final de choque cayeron sobre el terreno de juego dos latas de cerveza y un cartón de zumo que no llegaron a impactar a nadie. Sin embargo, el Juez Único no hizo referencia a estas incidencias al comunicar las sanciones, por lo que el expediente del club asturiano está inmaculado y no se expone a un cierre.
El club ovetense, mientras, intenta encontrar al autor del lanzamiento del petardo que acabó suponiendo la suspensión del encuentro. La búsqueda se centra en las redes sociales, aunque se buscan pruebas para confirmar los hechos sucedidos. n

El Racing quiere rebajar el perjuicio del “petardazo” de Oviedo