Formoso: “A supresión da Deputación non pode ser unha arroutada populista”

|

La supresión de las diputaciones provinciales incluidas en el pacto entre PSOE y Ciudadanos no encuentra un apoyo generalizado ni siquiera en el seno de la formación socialista. 

El presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, se mostró ayer partidario de una revisión de estos organismos e incluso de que se pongan en cuestión pero, señaló que, en este momento, “as posturas sobre este tema non poden ser unha arroutada populista senón serías e reflexionadas”. Así las cosas, afirmó que “vendo e coñecendo como funcionan, me dá pena falar da supresión das deputacións e non doutros organismos”.

De este modo, el presidente del ente provincial dijo apoyar la disolución de estos organismos solo “se merece a pena e se se garanten as prestacións de servizos aos concellos que, doutro modo, quedarían orfos”  

El presidente dijo que por una parte aceptaba la posición de su partido de reformar estos organismos pero, por otra, no cree que deban desaparecer hasta no ser sustituidos por otro organismo como un consello de alcaldes que cumpla esas funciones.

Entre las reformas a llevar a cabo en las mismas, González Formoso citó la de “comunicar os servizos que presta a Deputación e que son realmente descoñecidos, mesmo para os propios alcaldes, tales como funcións que os servizos de asistencia xurídica e económica prestan aos concellos, como a xestión de impostos”.

Por otro lado, el también alcalde de As Pontes habló de “anacronismos” existentes en la Diputación de A Coruña como que ésta siga siendo titular, por ejemplo, del centro de menores de Ferrol o de dos institutos de la provincia, cuando, dijo, “deberían ter sido asumidos pola Xunta”. Por eso, considera imprescindible una reorganización de las administraciones y de competencias –puso el ejemplo de que para atender seis metros de litoral haya que depender de distintas administraciones locales, autonómicas o estatales–.

Así, considera el presidente que hay una signatura pendiente en la racionalización de la arquitectura administrativa del Estado. La reforma de la Diputación podría ser, para Valentín González, una pieza necesaria en ese puzzle, pero no la única.

De hecho, el regidor y presidente de la Diputación defendió el papel de este organismo en los concellos pequeños, con planes anuales de ayuda a los medianos y menores ayuntamientos y no de apoyo a los grandes municipios ni a la Xunta, con los que debe coordinarse pero, insistió, “os clientes finais cos que hai que volcarse” son los pequeños ayuntamientos.

El presidente de a Diputación manifestó su posición ante la posible desaparición de este organismo en el marco de un acto organizado por el Club de Prensa de Ferrol, un desayuno para departir  tanto con los medios de comunicación como con representantes de otras entidades de la ciudad.

Formoso: “A supresión da Deputación non pode ser unha arroutada populista”