El gobierno todavía no sabe cómo ni cuándo se repararán los destrozos de los temporales

Diario de Ferrol-2014-03-14-003-bba91685
|

Mientras en otros arenales de Galicia el Ministerio de Fomento ha iniciado ya los trabajos de regeneración de las playas derivados de los graves desperfectos producidos por los temporales de este invierno, en Ferrol el gobierno todavía no sabe cuánto dinero se va a invertir para paliar esta situación ni qué trabajos se van a acometer.
 A un mes de la Semana Santa  –temporada turística por excelencia para la ciudad– los arenales no solo muestran las consecuencias del terrible oleaje que sacudió las costas ferrolanas en cuanto a playas convertidas en auténticos pedregales, taludes imponentes y accesos y pasarelas de madera destrozados, sino que acumulan un montón de desperdicios entre los que se incluyen varios cadáveres de delfines en putrefacción.
Usuarios de la playa de Doniños contabilizaron estos días de sol –en los que numerosos ferrolanos se desplazan a las playas aunque únicamente sea para pasear– hasta tres ejemplares de estos animales en diferentes puntos y lo mismo ocurre en zonas como Cariño o Ponzos.
Esta situación se produce en un año en el que el gobierno ha optado por duplicar el número de peticiones de banderas azules, para sumar a las de San Xurxo y Doniños –que ya obtuvieron el distintivo en los últimos años– las de Esmelle y A Fragata. De hecho, lo que sí ha hecho el Concello es ponerse en contacto con ADEAC –la Asociación de Educación Ambiental del Consumidor, que es la que concede estos galadones– para saber qué indicaciones puede realizar de cara a las intervenciones en estas cuatro playas. El Ayuntamiento no tiene, o no ha facilitado, una valoración económica de los daños ocasionados por los temporales –solo ha elaborado una relación de los mismos– y tampoco conoce cuánto dinero se invertirá en los cuatro arenales para los que Fomento ya ha confirmado ayudas económicas: Doniños, San Xurxo, Santa Comba y A Fragata o cuándo se llevarán a cabo las obras.

El gobierno todavía no sabe cómo ni cuándo se repararán los destrozos de los temporales