La vicepresidenta de Cataluña niega que existan “grietas” entre ella y Mas

|

La vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, negó que haya “grietas” entre ella y Artur Mas, respecto a la consulta del 9 de noviembre, aseguró que UDC estará a su “lado” y avanzó que en septiembre convocará a los partidos proconsulta para detallarles la logística.

Ortega se pronunció así después de que el martes abriese la puerta a aplazar la consulta del 9 de noviembre si el Estado la veta, mientras que Mas reiteró ayer que el único plan es votar ese día y que, en función de la respuesta de Madrid, consensuaría las “decisiones importantes” con los partidos proconsulta.

La número dos del Govern precisó ayer que su reflexión de hace dos días, que dice reiterar y mantener, fue que “se equivocan” los que creen que impugnando la consulta “acabarán con el anhelo” de los catalanes de decidir su futuro político.

Así, insistió en que tanto ella como el ejecutivo catalán trabajan en un “solo plan”, que es el de poder votar el próximo 9 de noviembre haciendo las “cosas bien”: “no hay grietas entre Mas y yo” y UDC “estará al lado de Mas, como lo hizo desde el primer día, defendiendo el derecho a decidir de los catalanes”, sentenció la vicepresidenta.

Ortega avanzó que a principios de septiembre convocará a los partidos favorables al derecho a decidir, incluido el PSC, para explicarles todo el dispositivo logístico que ha previsto el Govern una vez que Mas  firme el decreto de convocatoria de la consulta.

Por su parte, el portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz, afirmó ayer que habrá consulta en Cataluña “sin ningún tipo de duda”, aunque precisó que otra cosa será el “formato” en que se celebre.

El senador nacionalista dijo que el Gobierno catalán convocará la consulta tras aprobar la ley que prepara el Parlament, tras lo cual habrá que ver cómo actúa el Ejecutivo del PP, pero añadió que la consulta se hará “de una manera u otra, aunque sea después de unas elecciones plebiscitarias”. Bildarratz dijo apreciar intentos para “desinflar” el proceso soberanista en Cataluña que ha vinculado a los “aparatos del Estado”, y consideró que “no es una casualidad” que el caso Pujol haya salido “ahora”.

Indicó que una cosa es el “delito” que se haya podido cometer, que es “lo primero” a tener en cuenta, pero que el hecho de que el caso Pujol se haya conocido “ahora y no antes o más tarde” se debe a “movimientos de los estamentos del Estado”.

La vicepresidenta de Cataluña niega que existan “grietas” entre ella y Mas