La Armada reivindica la figura de Blas de Lezo, un “mediohombre” con dimensión de leyenda

2015-01-28 01:00:00
|

Los ferrolanos pueden visitar desde ayer en el Palacio de Capitanía una exposición sobre el teniente general Blas de Lezo (1689-1741), una figura de leyenda para la Marina Española, famoso por no haber perdido nunca una batalla y, sobre todo, por haber infringido a los ingleses en Cartagena de Indias, Colombia, la más sonada derrota de su historia. Allí, aquel vasco al que sus lances de guerra ya habían quitado un ojo, un brazo y una pierna, derrotó con solo seis navíos y 3.000 soldados a una flota británica de 38 barcos y 28.000 almas.    
La última hazaña del “mediohombre”, como lo apodaban sus compañeros de armas, permitió garantizar durante más de cinco décadas el dominio español de los mares, hasta que llegó la batalla de Trafalgar. Tan seguros estaban los ingleses de su victoria en aquel año de 1741, ante la inferioridad de las fuerzas de Blas de Lezo, que el almirante británico Vernon llegó a acuñar monedas en las que se dibujaba al vasco rindiéndose de rodillas.  Esas piezas formaron parte de la exposición que celebró el Museo Naval de Madrid entre octubre de 2013 y marzo de 2014, que recibió 800.000 visitas y que dio a conocer un poco más la increíble figura de este marino.
Consecuencia de aquella muestra, que únicamente viajó después a Cádiz, se creó la exposición itinerante que puede verse ahora en  Ferrol y que posteriormente viajará por otros puntos del país. Hoy, precisamente, se inaugura una idéntica en Cartagena de Indias, donde Blas de Lezo es recordado como un héroe con una estatua. En nuestro país, como señalaba ayer el contralmirante González Carrión, director del Museo Naval de Madrid, Blas de Lezo es un gran desconocido fuera de la Armada, de ahí el intento de restituir su memoria a través de estas exposiciones.
Quizá por elegancia, en el acto de ayer se pasó por alto la fina ironía del Ministerio de Defensa español, que en 2005 envió la fragata “Blas de Lezo” a la parada naval organizada por Gran Bretaña para conmemorar el bicentenario de Trafalgar.

"un prodigio"
El almirante jefe del Arsenal de Ferrol, vicealmirante Manuel Garat Caramé, subrayó ayer el valor de Blas de Lezo como “una figura prodigiosa” que aportó “una entrega absoluta y sin reserva al servicio de España”. El salón de Capitanía en el que se celebró la inauguración oficial de la muestra, con la presencia del alcalde, José Manuel Rey Varela, y de otras autoridades, contó con la intervención del contralmirante González Carrión, que defendió la vigencia de los valores encarnados por el héroe de Cartagena de Indias, “su capacidad para sobreponerse a las dificultades, a las discapacidades, su gran sentido del deber y de la lealtad”.
El almirante retirado José Ángel Sande Cortizo se encargó de glosar la figura de Blas de Lezo en una conferencia que estuvo centrada en explicar las circunstancias que rodearon la batalla de Cartagena de Indias y la estrategia con la que el español logró repeler una fuerza que multiplicaba por seis la suya. En su explicación alabó lo audaz y resolutivo que fue aquel “mediohombre” y lamentó su olvido, puesto que al contrario de lo que pasó con otros héroes de la Armada Española que tampoco conocieron la derrota, como Álvaro de Bazán, a Blas de Lezo le tocó morir poco después de su gran victoria apartado del servicio y sin ningún reconocimiento.

la muestra
La exposición que está abierta en Capitanía y que lleva por título “El valor de mediohombre” puede visitarse de cinco a ocho de la tarde en los días laborables. Además, funcionará los sábados, domingos y festivos en horario de mañana, de once a una y media, y de tarde, de cinco a ocho.
La muestra está formada por 16 paneles –que facilitan el recorrido por la historia del protagonista sin el traslado de las piezas originales que componían la exposición del Museo Naval–, una estatua del marino obra de Ferrer Dalmau y dos documentos audiovisuales, uno de los cuales describe las fortificaciones de Cartagena de Indias, fruto de un proyecto de investigación, y el otro sobre la batalla que se libró en 1741. Forman parte de la exposición, además, la maqueta de un barco, un uniforme reglamentario y una espada de época.

La Armada reivindica la figura de Blas de Lezo, un “mediohombre” con dimensión de leyenda