En busca de un final feliz

Iosu Villar es uno de los fijos en el centro del campo del equipo ferrolano DANIEL ALEXANDRE
|

Puesto que 2013 ha sido un año de éxitos para el Racing, su deseo es acabarlo con un buen sabor de boca. De ahí que su objetivo para el partido que lo enfrenta al Noja esta tarde –17.00 horas, A Malata– es el de conseguir una victoria que le permita llegar al descanso navideño con una sonrisa en la boca. Por un lado, porque alcanzaría la cifra de 30 puntos –o sea, bastantes más de la mitad de los necesarios para garantizar la continuidad en la categoría– pero, además, porque se confirmaría en la zoa media-alta de la tabla clasificatoria, puede que incluso entre los cuatro primeros de la competición.
El partido esconde su complicación, más que en lo futbolístico, en los aspectos anímicos. Primero, porque el rival es último en la clasificación del campeonato liguero del grupo I y lleva nueve jornadas sin ganar. Segundo, porque los problemas extradeportivos –su plantilla lleva cuatro meses sin cobrar– han provocado que ya se hayan ido cuatro de los jugadores que empezaron la temporada dado que no hay garantías de que la situación vaya a resolverse. Es decir, que a priori parece un compromiso asequible. Pero eso es, precisamente, contra lo que ha querido luchar José Manuel Aira a lo largo de la semana. De hecho, el preparador ha insistido en que el equipo ferrolano debe seguir jugando con la intensidad habitual en las últimas semanas si no quiere llevarse un buen susto en este choque.

CONCENTRACIÓN
Por eso la plantilla racinguista, que no pierde en liga desde que lo hiciese en la undécima jornada del campeonato, está centrada en jugar al máximo para seguir estando entre la elite de la categoría. Ni siquiera las bajas de Pumar e Iago Iglesias parecen un obstáculo lo suficientemente importante para que el equipo ferrolano aspire a sumar los tres puntos, porque dispone de efectivos con suficiente capacidad como para hacerse con el triunfo en el partido de esta tarde.
Será la mejor manera de acabar un 2013 que será recordado por las muchas cosas buenas que le han pasado al Racing.

En busca de un final feliz