Las lonjas de la ría de Ferrol perdieron un millón de facturación en 2019

El problema de la baja producción de almeja no afecta solamente en el banco de As Pías, sino también a las zonas de libre marisqueo | jorge meis
|

Casi un millón menos de facturación por el total de las primeras ventas de pescado y marisco en las tres lonjas de la ría en 2019. Esa es una de las conclusiones que se extraen de los datos publicados esta semana en el “Anuario de Pesca” de Galicia, una publicación con la que la Consellería do Mar cierra los balances del ejercicio anterior y consolida las cifras provisionales que cada día se van transmitiendo desde las rulas a la Plataforma Tecnolóxica da Pesca para su publicación. Con este informe que el departamento que dirige Rosa Quintana viene elaborando desde hace más de una década concluye por lo tanto el trabajo de revisión y validación de esas transmisiones de notas de primera venta de los productos pesqueros en las lonjas.

Así, y si bien eran cifras que ya se conocían en sus principales magnitudes, los datos del anuario confirman el mal año que fue  2019. El pósito de Curuxeiras perdió el 33,7% del volumen de ventas con respecto al año anterior y un 30,7% en la facturación. En términos absolutos, pasó de facturar más de 1,8 millones a 1.264.800 euros, es decir, 560.000 euros menos. En Barallobre, las pérdidas en relación con el ejercicio previo rondaron los 326.000 euros, y en Mugardos, ese desajuste se situó ligeramente por encima de los 100.000. 
La caída en el volumen de kilos de pescado y marisco fue algo  mayor que la de la facturación –el 34%, por el 30,3% en el conjunto de los ingresos–, dato que refleja que el precio medio subió, aunque mínimamente. De esta forma, se pone de manifiesto, como viene defendiendo el sector marisquero de la ría, que el problema de la cotización del producto no es la calidad, sino la escasez de recurso de talla comercial.  

Segunda caída consecutiva
Las cofradías arrastran el descenso en el volumen de ingresos por la venta en fresco y en la cantidad de kilos despachados desde hace años, si bien en ninguno como el año pasado fue tan acusado. 

En el anuario anterior, de 2018, ya se habían empeorado los datos en todas las variables, con la excepción de la facturación en la lonja de Ferrol, que pasó de los 1,71 millones de 2017 a los 1,82 del año siguiente. Con todo, en la rula de la ciudad naval la cantidad de productos de la pesca y el marisqueo comercializados cayó hasta 15 toneladas. Tanto en Barallobre como en Mugardos, empeoraron los registros de 2017. La cofradía fenesa perdió más de 230.000 euros en su facturación y 54 toneladas. Mugardos, por su parte, se dejó 77.000 euros y cerca de 14 toneladas de productos. 

En cuanto a la que ha sido históricamente la especie más vendida en la ría, la almeja babosa, por primera vez en muchos años ninguna de las cofradías figura entre las diez con más ventas de toda Galicia.

Las lonjas de la ría de Ferrol perdieron un millón de facturación en 2019