El temporal de nieve y el frío se hizo de rogar, pero al final apareció

|

El temporal de frío que estaba previsto que llegase ayer apareció finalmente a medida que avanzaba la tarde noche y, a última hora, ya se dejaba notar en la costa, con fuertes vientos, y en la montaña, con nieve, todo ello acompañado de una bajada de las temperaturas.

De hecho es el comienzo de la llegada del famoso “tren de borrascas”, ya que Galicia registrará hoy una jornada de calma ante un nuevo frente que afectará la madrugada del martes a la comunidad y que dejará más lluvias y nieve, según Meteogalicia.

El instituto meteorológico pronostica para hoy algún chubasco durante la mañana en el norte y este de la provincia de Lugo, donde la cota de nieve estará en 800 metros, y por la tarde comenzará el aumento de nubosidad por el oeste, con lluvias generalizadas durante la noche, con la cota de nieve bajando a 600 metros.

El viento soplará de componente norte, moderado en la costa y en zonas altas y más flojo en el resto, aunque de noche aumentará de intensidad, particularmente en el litoral.

Pero ayer fue otro día para disfrutar de la nieve en las zonas de montaña, como en O Cebreiro donde muchas familias aprovecharon para tomar contacto con la nieve.

La proximidad de la A-6 hizo que fueran numerosas las personas que aprovecharon la mañana para disfrutar de la nieve. Por la tarde, muchos de esos visitantes se vieron sorprendidos por las precipitaciones a la hora de regresar a casa. Los coches cruzados en la carretera que baja a Pedrafita fueron una estampa habitual, según recogía elprogreso.es.

Poco antes de las 18.00 horas, Tráfico ya hizo obligatorio el uso de cadenas para pasar por el alto de O Poio, en la carretera entre Pedrafita y Samos. También sobre la autovía A-6 cayó una intensa nevada, que hizo a la DGT emitir un boletín para recomendar precaución. A las nueve de la noche, también se impuso el uso de cadenas para subir O Acebo, en la carretera que une A Fonsagrada y Grandas de Salime, según informó el diario lucense.

La DGT informó de que quedó prohibida la circulación de camiones en la LU-633 en O Cebreiro, entre los kilómetros 0 y 20. Los turismos podían pasar pero era obligatorio el uso de cadenas.

También en la provincia de Lugo, hubo dificultades para la circulación en la A-8 a causa de la niebla. Tráfico limitó a 80 kilómetros por hora la velocidad máxima en la autovía entre los kilómetros 536 y 552 en ambos sentidos.

La nieve tampoco faltó en la autovía A-52, ni en otros puntos altos de Galicia: O Courel, A Cañiza o la frontera con Zamora.

El temporal de nieve y el frío se hizo de rogar, pero al final apareció