El delegado de la CIG juzgado por ultraje a la bandera dice que se trata de una “venganza”

|

La titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Ferrol dejó visto para sentencia el juicio celebrado ayer contra un delegado de CIG en Ferrol, Pablo Fragoso, acusado de un supuesto delito de ultraje a la bandera nacional durante una concentración realizada a las puertas del Arsenal Militar de Ferrol.
La protesta había sido convocada en 2014 para denunciar la situación laboral que atravesaban los trabajadores de la empresa Cleanet, concesionaria del servicio de limpieza en estas instalaciones militares.
El juicio tuvo lugar a las 11.30 horas y una hora antes se inició una concentración ante las puertas de la sede judicial ferrolana, convocada por el sindicato CIG y que contó con la presencia de medio centenar de delegados y el propio acusado.

venganza
La Fiscalía mantuvo la petición de pena de nueve meses de multa a razón de siete euros diarios, es decir, 1.890 euros, mientras que el abogado de la defensa particular, Roberto Bouza, pidió la libre absolución de su defendido al alegar “inconstitucionalidad por libertad de expresión”.
En este juicio también comparecieron dos testigos aportados por la defensa, también delegados sindicales de la CIG, que se encontraban con Pablo Fragoso el día en el que supuestamente había pronunciado la frase “esa puta bandera la vamos a quemar”, afirmaciones que el representante sindical volvió a negar ayer durante la vista.
En el juicio también han comparecido como testigos tres militares; la infante que realizó la primera denuncia, un escolta del almirante y el secretario del almirante. Fragoso calificó de “paripé” el juicio y aseguró que todo responde a una venganza por las protestas de entonces”. n
 

El delegado de la CIG juzgado por ultraje a la bandera dice que se trata de una “venganza”