La auxiliar vasca Ainair pretende realizar en Ferrol un despido colectivo

NAVANTIA CORTE DE CHAPA FLOTEL
|

La dirección de la empresa auxiliar vasca Ainair, con sede social en Urduliz (Vizcaya), trasladó el pasado lunes al comité de empresa de su centro de trabajo de Ferrol la intención de iniciar el procedimiento de despido colectivo de los trabajadores, que actualmente están realizando labores en la construcción del buque flotel para Pemex en Navantia Ferrol.
En esa comunicación, se emplaza a los representantes de los trabajadores a que en un plazo máximo de siete días deben nombrar una comisión para iniciar un periodo de consultas.
Según Vicente Vidal, secretario comarcal de la Federación de Industria de la CIG en Ferrol, esta empresa auxiliar “llegó a tener más de 200 trabajadores y a día de hoy solo quedan 17 operarios indefinidos”.
El representante sindical aseguró que esta decisión “está argumentada en la intención de la compañía de que los trabajadores partan de cero en Ferrol cuando vuelvan a contar con carga de trabajo, sin comité de empresa y sin personal que cobre acuerdos anteriores, tal y como ya ocurrió en otro ocasión”.
Vidal denunció que dentro del grupo naval público Ainair tiene adjudicados “contratos del BAM (Buque de Acción Marítima) en la factoría de Puerto Real, y seguramente hará parte de los petroleros”, además de otras obras en Bilbao.
El portavoz del sindicato nacionalista criticó que la empresa vasca opte directamente por el despido, “ya que siendo los operarios del resto de obras eventuales y los indefinidos cuando la empresa quiere los puede obligar a desplazarse a cualquier parte y no se pueden negar, no se entiende por qué se opta por la medida más drástica”.
También denunció que la situación en la industria auxiliar en los astilleros de la ría de Ferrol “se sigue degradando día a día”, y así aseguró que “entraron multitud de empresas de fuera que ni se conocen y ya se sabe que las condiciones en las que se encuentran son mucho peores que las que hay aquí y está creciendo la subcontratación de la subcontratación”.
Vidal también manifestó que por el momento no se ha producido ningún tipo de avance para poder subrogar a los 45 trabajadores de la empresa Electrorayma, encargados del mantenimiento en Navantia Fene y Ferrol en los últimos 15 años, y cuyo nuevo contrato logró la Unión Temporal de Empresas (UTE) Ferrovial-Elinco, sin la obligación, según el pliego de condiciones, de subrogar a estos operarios.
El responsable de la Federación de Industria trasladó que siguen “presionando a los grupos políticos y a la dirección de Navantia para que lo que fueran subrogables fueran las obras de mantenimiento en los astilleros públicos y a día de hoy lo único que se sabe es que los trabajadores de Electrorayma tienen una amenaza de despido colectivo e incluso muchos de ellos están recibiendo cartas para ser desplazados a distintas parte de la comunidad”.
Por su parte, AGE instó a la Xunta a exigir a Navantia la subrogación de los trabajadores dedicados al mantenimiento del astillero en la nueva adjudicataria.

La auxiliar vasca Ainair pretende realizar en Ferrol un despido colectivo