Fiscal cree "de conveniencia" la petición de citar a Rajoy en el caso Bárcenas

el presidente del gobierno, mariano rajoy efe/ballesteros
|

El fiscal del caso Bárcenas, Antonio Romeral, considera una "diligencia de conveniencia" orientada "más a un interés extraprocesal" que a "la averiguación del delito y sus partícipes" la petición por parte de una acusación de que declare como testigo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En su escrito oponiéndose a esta diligencia, que ayer adelantó Efe, el fiscal apoya esta consideración en los argumentos que dio la acusación (la Asociación de Abogados Demócratas por Europa) en su petición, presentada el pasado mes de julio.

Entre ellos, indicaba que Rajoy había hecho "caso omiso" al "clamor ciudadano" y a ofrecer explicaciones en el Congreso de por qué aparece su nombre en los papeles manuscritos de Bárcenas con la supuesta contabilidad B en el PP, por lo que a juicio de la acusación resultaba "obligado" que el poder judicial asumiera este papel.

"Las diligencias solicitadas se revelan como diligencias de conveniencia, orientadas más a un interés extraprocesal que al que debe presidir todo procedimiento penal de averiguación del delito y sus partícipes", indica ahora el fiscal en su informe, y añade que "al poder judicial no le corresponde la función que pretende la parte".

Romeral también afirma que la toma de declaración de Rajoy sería un "palmario y grave error" puesto que estaría en contra del "principio de intervención mínima" del derecho penal.

El fiscal explica que se opone a citar a Rajoy, así como al exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y al exministro Jaime Mayor Oreja, porque la investigación de la causa está pendiente de dos informes en los que se debe determinar si la supuesta caja B del partido pudo suponer delitos fiscales o cohecho.

La citación de Rajoy respondería, recuerda el fiscal, a que aparecen varios pagos entre enero y junio de 2008 a su nombre por 12.600 euros y a que el extesorero Luis Bárcenas dijo al juez que le había pagado 45.000 euros a él y otros 45.000 a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en 2009 y 2010.

Respecto a estos últimos pagos, el fiscal recuerda que Cospedal los negó "tajantemente" al juez y considera su testifical "una declaración de contraste" suficiente y que hace innecesaria la de Rajoy.

Asimismo, pone de relieve "divergencias" entres las anotaciones y saldos de los papeles, "cuyo significado y alcance habrá de ser valorado por los peritos".

En concreto, habla de anotaciones de junio a diciembre de 2008 de los documentos publicados en la prensa que no coinciden con las de ese mismo periodo contenidas los papeles que Bárcenas entregó luego al juez, así como anotaciones y saldos de 1997 y 1998 de los manuscritos que tampoco casan con los aportados por el extesorero en un "pendrive".

Por todo ello concluye que "el estado de la causa determina la cautela con la que ha de proseguir la instrucción, evitando aquellas diligencias que aun cuando pueden despertar interés político y social, lo hacen sobre la base de unos hechos y expectativas de difícil acomodo en el proceso penal, o que aun teniéndolo potencialmente, el transcurso del tiempo impide su investigación".

Fiscal cree "de conveniencia" la petición de citar a Rajoy en el caso Bárcenas