Los coruñeses podrán estrenar gafas personalizadas gracias a las nuevas tecnologías

El Ideal Gallego-2019-02-27-008-2b0cece9
|

El Corte Inglés de Ramón y Cajal y Óptica 2000 presentaron ayer un nuevo avance tecnológico que acaban de incorporar al céntrico establecimiento para garantizar el máximo confort a aquellos clientes que tengan que utilizar gafas. Mediante las nuevas tecnologías ha llegado a A Coruña, como primer punto de venta en Galicia, el proyecto Mimic que permite personalizar al máximo la montura de las lentes gracias al diseño en el momento y a la impresión 3D.


Los coruñeses son los primeros gallegos que podrán contar con unas gafas fabricadas en exclusiva para cada uno. Se trata de una garantía que dan El Corte Inglés y Óptica 2000 gracias a la  incorporación de la herramienta Mimic y su línea de accesorios Eyewear en la nueva tienda, que ocupa otro espacio con más metros cuadrados y ventanas a la calle en la planta baja del centro comercial de Ramón y Cajal.


El novedoso sistema permite que cuatro cámaras y varios sensores capten las particularidades del rostro de cada consumidor, incluida la ubicación de sus orejas para que una montura estándar se readapte al puente de la nariz, a la altura de las orejas y a la longitud que necesiten las patillas de las gafas. 


La responsable de marketing y el responsable regional de Óptica 2000, Maite Parellada y Manuel Rodríguez, respectivamente, explicaron ayer en la presentación de este sistema de personalización que con esta fórmula las lentes “son más cómodas” para el consumidor final a pesar de aparentar ser de pasta. 

Además, hay un gran catálogo entre el que elegir ya que se parte de 17 modelos y 15 colores para hacer hasta “765 combinaciones diferentes” en las que tienen cabida tanto los cristales de vista como los preparados para el sol. Este se elige una vez que la máquina crea una reproducción en tres dimensiones de la cabeza de cada cliente y la transmite a un ordenador en donde se van probando las distintas posibilidades e, incluso, se dan recomendaciones sobre qué diseño queda mejor a cada cual.

El precio de partida de la montura, en la que se puede incluir un nombre o apellido, es de unos 300 euros y las gafas tardan en imprimirse entre ocho y diez días, según el tono seleccionado.

Los coruñeses podrán estrenar gafas personalizadas gracias a las nuevas tecnologías