El Gobierno avisa que la división es un regalo para las mafias de inmigrantes

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha advertido hoy de que la "división" y las "críticas irresponsables" a la Guardia Civil son el "mejor regalo" para las mafias de inmigrantes, que se están aprovechando
|

"Aparecer débiles o divididos en algo tan importante como la defensa de la frontera de España y de la UE es el mejor regalo que podemos hacerle a las mafias", ha advertido el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que ha negado rotundamente que la Guardia Civil esté actuando con pasividad en Ceuta y Melilla.

En declaraciones a Efe, el número dos del Ministerio del Interior ha analizado la situación en las ciudades autónomas tras los últimos asaltos a la valla de Melilla -tres en solo once días con la llegada en total de más de 500 inmigrantes- y ante las críticas a la actuación de la Guardia Civil por la tragedia de Ceuta del 6 de febrero cuando fallecieron ahogados quince subsaharianos.

Determinados sectores consideran que estas críticas han motivado una inhibición en las funciones de los agentes que protegen las vallas y que podrían haber favorecido las últimas llegadas masivas de inmigrantes, como la registrada ayer en Melilla con la entrada de más de 200 subsaharianos.

En opinión de Martínez, estas acusaciones son rotundamente falsas. "Desmiento radicalmente que haya pasividad y que la Guardia Civil esté actuando desanimada", ha dejado claro, tras lo cual ha reiterado que el instituto armado tiene el "pleno respaldo" del Gobierno, está actuando "ejemplarmente" y "no ha bajado en ningún momento la guardia".

"La Guardia Civil sabe la misión que tiene que cumplir, sabe que tienen que obligación de defender nuestras fronteras y lo va a hacer como siempre, con rigor, respetando el ordenamiento jurídico pero también siendo eficaz en la protección", ha añadido el secretario de Estado.

Con todo, Martínez ha reconocido que lo que está sucediendo desde hace unas semanas, especialmente en Melilla, es que como consecuencia de esa polémica y de poner "en cuestión" de forma "irresponsable" la actuación de la Guardia Civil, las redes que trafican con seres humanos están intentando de forma coordinada ejercer una "presión brutal" sobre las fronteras.

Una presión, ha explicado, que las mafias están protagonizando en diversos puntos del vallado de manera coordinada y de forma "muy violenta" para conseguir aprovecharse de este momento.

"Aparecer débiles, aparecer discrepando o aparecer divididos en algo tan importante como la defensa de la frontera exterior de España y de la UE es el mejor regalo que le podemos hacer a las mafias y eso es lo que están intentando aprovechar", ha alertado el secretario de Estado.

Por eso, ha apelado a hacer un ejercicio de "responsabilidad" y "sensatez", a apoyar a la Guardia Civil ante una misión "tan difícil" y a confiar en un trabajo que está ejerciendo con el "rigor" y "profesionalidad de siempre", respetando por un lado la normativa pero también "siendo eficaz en la defensa de las fronteras".

Martínez se ha referido a la reunión prevista el lunes en Bruselas entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y sus homólogos de la UE, en la que planteará "la necesidad de que la Unión Europea tenga una implicación activa y financiera en la búsqueda de soluciones" a este problema, que afecta a todo el territorio europeo.

"No se puede pretender que España -ha dicho- tenga en exclusiva las soluciones, tiene que haber recursos por parte de la UE a esta situación, porque estamos ante las únicas fronteras de la Unión Europea en el continente africano, sometidas a una enorme presión migratoria".

Estas medidas tienen que ver, ha añadido, con infraestructuras a construir y con una buena cooperación con Marruecos, una colaboración que se tiene que "agilizar" pero que ha destacado que ya es "magnífica" y consigue que se contengan entradas de inmigrantes.

Martínez ha recordado que un grupo de trabajo está estudiando una reforma legislativa sobre este tema que haga compatibles las diferentes normas europeas y nacionales y que dé "seguridad jurídica" a los agentes en sus actuaciones en las fronteras.

El Gobierno avisa que la división es un regalo para las mafias de inmigrantes